miércoles, 23 de febrero de 2011

TRES CONCEPTOS IMPORTANTES (III): LEGALIDAD



“Sostengo que quien infringe una ley porque su conciencia la considera injusta, y acepta voluntariamente una pena de prisión, a fin de que se levante la conciencia social contra esa injusticia, hace gala, en realidad, de un respeto superior por el derecho”.

Martin Luther King.


Una buena frase de un gran hombre y perfectamente comprensible en el contexto en el que se dijo. Pero aplicada fuera de contexto tiene un punto débil: ¿Qué es una ley injusta? Porque conciencias hay tantas como personas en este planeta. Para los de derechas son injustas la gran mayoría de lo que dictan los de izquierdas, y viceversa. Para los musulmanes son injustas algunas muy diferentes que para los cristianos o para los ateos. Para los que no son racistas son injustas las racistas y para los racistas lo son las que promuevan la integración de todos. Para los solteros son injustas las que promueven la conciliación familiar y bajan impuestos a las familias y para las familias lo son las que no consideran sus necesidades como tales equiparándolos a los solteros…. En fin, que hay para todo los gustos. Si todos nos pusiéramos a desobedecer leyes que nos parecen injustas esto sería un caos (todavía mayor del que es). No cabríamos en las cárceles.

España es un país donde la sociedad es muy permisiva respecto al incumplimiento de algunos tipos de leyes. Todos conocemos gente que cobra el paro y trabaja de negro, que está muy “sanamente” de baja, que hace trabajos sin dar factura o que compra sin recibir factura. Todos hemos aparcado en zona prohibida (total, si sólo es un momento y sería mala suerte que justo ahora pasara la poli) o hemos superado el límite de velocidad.

Yo me di cuenta hasta que punto soy de un país de “manga ancha” cuando llegué a Suiza y experimenté como las leyes de convivencia están “para cumplirlas”. Sólo os diré que en doce años conduciendo en España tenía dos multas mínimas (y eso que cogía el coche casi cada día, sobretodo los últimos cinco años) y en 3 años conduciendo en Suiza (ocasionalmente) ya deben de tener de mí y mi coche un álbum fotográfico especial y una de estas navidades seguro que recibo una preciosa cesta, porque debo de estar financiando yo solita el departamento de multas de tráfico de la policía. Y no creo que mi estilo conduciendo haya cambiado tanto, no, lo que pasa es que, según dice mi marido, soy absolutamente ciega a las señales de límite de velocidad (“Pero…. ¿Cómo es que me han sacado una foto? ¡Si voy a 55!!!!!; pues porque el límite era a 50, mujer querida……; NO! Aquí????! Pero ¿Dónde LO PONÍA??????”). 

En fin, que me voy del tema…… lo que quiero decir es que puede ser bastante pernicioso si cada uno de nosotros nos cogemos el derecho de desobedecer lo que no nos parece justo. Las leyes están para cumplirlas porque su objetivo es mantener una convivencia justa y pacífica. Ese “Hecha la ley, hecha la trampa” tan popular en nuestras tierras, puede tener, y de hecho tiene y ha tenido, efectos muy poco deseables.

A veces sólo es molesto para los demás (como cuando paramos en doble fila inutilizando un carril, porque “sólo será un momento y no pasa nada”),  pero otras veces supone una violación en toda regla de los derechos de otras personas. Y todos tenemos ahora en mente un clarísimo ejemplo.

Por eso, y por fin poniéndome en el contexto que me toca, quiero decir bien alto y bien claro:
  
LA ADOPCIÓN SIEMPRE LEGAL

- Sin chanchullos
- Sin informaciones a medias
- Sin truquitos
- Sin papeles falsos
- Sin papeles a medio llenar
- Sin puntos negros
- Sin abusos de poder
- Sin favoritismos
- Sin “vistas gordas”
- Sin dinero por medio
- Sin perjuicios por medio
- Sin “polítiqueo” por medio

Y con mucha, mucha, mucha profesionalidad y mucho, mucho, mucho compromiso por parte de TODOS los intermediarios

Pero de la misma manera, reivindico una legislación centrada PRIMORDIALMENTE en el BIEN DEL MENOR. Algo que actualmente no tenemos. Y para explicar esto os remito al post anterior, escrito por Beatriz Beneitez, abogada especialista en la infancia desamparada. Ella explica la situación actual de manera clara y honesta.

Hasta que no tengamos estas leyes seguirá existiendo gente que se cogerá la justicia por su mano y, amparada porque es lo que su conciencia le dicta, y con el convencimiento de que así hace lo mejor para el menor (y probablemente, teniendo razón) realizará adopciones irregulares o ilegales. Y, seamos absolutamente honestos,  los que defendemos las adopciones siempre legales no tendremos más que admitir que ese niño está mejor donde está ahora, que donde hubiera estado de caer en manos de la administración.

Por favor, profesionales implicados en este asunto tan delicado e importante, os hago un llamamiento como hija adoptada:

-     Sed honestos y no cerréis los ojos.

-     Sed valientes y tomad de una vez la decisión de estudiar a fondo toda esta cuestión.

-     Estudiadla abarcando todas las ciencias que puedan ayudar a encontrar una solución realmente eficaz: biología, psicología, psiquiatría, antropología… etc  y valorando hasta el más reciente de los descubrimientos que pueden tener repercusión en vuestras conclusiones.

-     Estudiadla con la mente abierta y mucha, mucha, mucha información en vuestras cabezas. Mucha. Mucha, mucha formación por vuestra parte.

-     Sed abiertos, muy abiertos, porque tal vez las soluciones puedan parecer escandalosas, pero tienen que ser lo más universales posibles y siempre centradas en el bien del menor.

-     Y, por favor, centraros SIEMPRE EN EL BIEN DEL MENOR. Ni en el bien de la familia biológica, ni en el bien de la familia adoptiva, ni en el bien vuestro, ni en el bien de los poderes públicos, ni en el bien de Pepito el de los palotes. EL BIEN DEL MENOR.

Nuestros (y digo nuestros porque, como adultos pertenecientes a una comunidad, son responsabilidad de todos nosotros) niños desamparados, abandonados, no deseados, no amados y/o maltratados son las personas más vulnerables y débiles de nuestra sociedad. Y están en esa situación por culpa y responsabilidad nuestra (y cada uno tenemos que cargar con la parte de responsabilidad que nos toca). Así que hay que hacer un grandísimo esfuerzo, hay que invertir lo que haga falta y pagar cualquier precio (político o económico) para encontrar una solución que dé a estos niños lo que se merecen POR DERECHO: una familia amorosa donde crecer desde el mismo momento de su nacimiento.

Darles  menos que esto no es aceptable.

13 comentarios:

  1. Cuando se saltan la ley a la torera para completar una adopción no se hace pensando en el bien del menor; se hace por absoluto egoismo y sentido de un derecho que nos hemos dado.
    Me parece inmoral que familias que han tenido un hijo biológico durante la espera para una adopción falsifique documentos como el libro de familia para que no se pare su expediente, y que el hijo tan deseado y tan soñado llegue, aunque la ley diga otra cosa.
    Me parece inmoral que familias estén entregando dinero bajo cuerda a Ecais (las intocables, las que nunca rompen un plato, ni tienen ánimo de lucro..... ) para que su asignación llegue antes.
    Pero como desean tanto al hijo todo tiene excusa y se cargan de razón: "como no me beneficia la ley me la salto y punto, como hablamos de MIS sentimientos, me la sigo saltando". Que pena.....
    No son sólo las administraciones las responsables de tanto desmán; deberíamos ser todos más consecuentes y respetar, las leyes y a los demás. Y también a nuestros futuros hijos, sobre todo a ellos.

    ResponderEliminar
  2. Hola María,

    Me encanta que hables de esto porque mira lo que pasa actualmente en nuestro país con las adopciones nacionales:


    http://www.elmundo.es/elmundo/2010/12/09/baleares/1291880676.html

    http://www.elmundo.es/elmundo/2011/01/02/baleares/1293965923.html

    Como este caso, ocurren otros en España, aunque la mayoría de la gente puede pensar que no son muchos. Sin embargo, para las personas afectadas, los niños principalmente y la familia que les ha criado y que les quiere, el número de casos es excesivo.

    Aquí no hablamos de saltarse la ley porque la adopción por parte de la familia acogedora que se ofreció a adoptarlos, no solo no infringe la ley sino que es lo más respetuoso con ella. ¿Por qué? Pues porque toda la legislación en materia de adopción esta gobernada por el INTERÉS SUPERIOR DEL MENOR. En el caso que te comento, no se entró a valorar cuál era el interés de esos dos niños, ni la administración lo hizo ni el juez tampoco. Se evitó el tema.
    Desde mi humilde sentido común, para mi el interés de esos dos niños era quedarse con la familia con la que habían establecido una vinculación sana, con la que eran felices y tenían cubiertas todas sus necesidades vitales. No puedo creer que el interés de esos niños fuese irse a vivir con unos desconocidos, con los que posiblemente nunca vincularán, y llorar toda su vida la ausencia de sus seres queridos. Es increíble que a los niños tutelados se les trate como nadie quisiera que se tratase a sus hijos. El personal de la administración debiera preguntarse si lo que pretenden hacerle a un niño lo harían a sus propios hijos. No lo hacen porque toman decisiones sobre niños que no han visto jamás y no se preocupan de conocer como es su vida.
    En este caso, se ha protegido el mantenimiento del orden de una lista de adoptantes, por encima del interés de los niños. Hay que reflexionar sobre eso, al menos en el ámbito de las adopciones nacionales, porque al traspasar las fronteras ya no se puede controlar tanto.
    Otra cosa, María, no soy partidaria del sensacionalismo periodístico, pero hay investigaciones que no hace la policía hasta que no se le ha dado suficiente bombo y platillo en la prensa. Desgraciadamente, es así.
    ¿Quién va a investigar si se respetó el interés de los niños de este caso? ¿La policía? ¿La fiscalía de menores? ¿El defensor del pueblo? Nadie lo va a investigar porque esos niños no tienen derechos, aunque se les supone.

    Muchas gracias

    ResponderEliminar
  3. Perdóname Xiao pero falsificar documentos es saltarse la ley, en eso estoy de acuerdo. Otra cosa muy diferente es no poder adoptar un niño cuando en el proceso de adopción has tenido uno biológico, eso no lo dice la ley sino más bien los procedimientos administrativos y en mi opinión es intolerable que lo digan.
    Me explico. Entiendo que entre hermanos (hijos biológicos y adoptados) deba haber una distancia de edad mínima, la misma que habría si todos los hubiese parido la misma madre. Eso puede ser, por cuestión de naturaleza, lo más razonable. Sin embargo, el hecho de detener un expediente de adopción cuando se tiene un hijo biológico responde a la muy mal interpretada idea de que una adopción es para satisfacer los deseos de unos adultos de ser padres y no la necesidad de un niño de tener familia. Vuelvo a explicarme. Se detiene el expediente de adopción para dar a los padres la opción de replantearse su deseo de adoptar puesto que ya tienen un hijo biológico. Para mí, eso es inaceptable porque se parte de la base de que quien se apunta a adoptar lo hace para satisfacer una carencia personal y no para ofrecer a un niño una vida digna, que es lo que debería perseguir una adopción.

    ResponderEliminar
  4. Anonimo 1º, los artículos que nos has enlazado son terribles. Tengo el corazón en un puño sólo de imaginarme a uno de mis hijos en esa situación..... Dios mío..... Casos como este es el que me hace reibindicar una legalidad COHERENTE e INFORMADA. Una legalidad REALMENTE centrada en el BIEN DEL MENOR. POr el amor de Dios: ¿Quien se puede creer en este caso que están haciendo lo mejor para estos niños?????
    Me he quedado helada......

    ResponderEliminar
  5. reivindicar, quería decir....... ya ni escribir puedo.....

    ResponderEliminar
  6. Perdóname anónimo 2º, pero no creo que la adopción sea un acto de caridad. De la misma manera que no engendras un hijo para "darle la vida", tampoco adoptas por el bien del menor. Adoptas y pares porque quieres ser madre/padre. Y punto. Es la administración la que no tiene que buscar niños para padres sino padres para niños. Pero el que adopta lo tiene que hacer porque quiere ser madre/padre y no porque esté pensando en hacerle un bien a alguien. Yo veo lógico que te paralicen el expediente, si es que te lo tienes que repensar porque no todas las familias están preparadas ni psicológica, ni económica ni afectivamente para recibir dos criaturas. Y algunas, incluso pueden necesitar tiempo para asumir que un niño es biológico y otro adoptado pero ambos son sus hijos....... no me parece mal la paralización pero si la familia sigue adelante me parecería bien que se respetara este deseo.

    ResponderEliminar
  7. Hola María,
    A ver si me explico, yo si creo que engendrar un hijo es un acto de amor y también lo debe ser la adopción de un niño. Eso no quita que una persona sienta un legítimo deseo de ser padre o madre y se decida a adoptar. Eso me parece perfecto. Pero una adopción debe ser para que un niño tenga familia, no como los niños de "anónimo 1º" que los quitaron de la familia que ya tenían para dárselo a otra que necesitaba tener hijos. Y por supuesto, que una adopción debe ser para dar una vida digna a un niño y no para ser padre/madre, si solo fuera para esto último la gente que ya tiene hijos no adoptaría y los hay que lo hacen.
    Respecto a lo del expediente, lo que no me parece bien es que lo paralice la administración, sino que debieran hacerlo los padres si así lo deciden, igual que espacian responsablemente los nacimientos de sus hijos biológicos.

    ResponderEliminar
  8. Beatriz Beneitez Pérez24 feb. 2011 13:51:00

    Debemos tener en cuenta que:
    - la legalidad es diferente en unos lugares y en otros
    - la legalidad es diferentes en unos momentos y en otros
    - la legalidad suele ser el resultado de un acuerdo de voluntades, con distintos protagonistas políticos, y que en consecuencia producen leyes distintas para atender las mismas necesidades en función de sus ideológias políticas.
    En definitiva, que para desgracia de los menores, no es lo mismo nacer en Europa, o en Africa, en Madrid o en Galicia.
    No es lo mismo haber nacido hace más de 30 años, que haber nacido hace 5 o 10.
    Que por desgracia tampoco es el mismo el interés superior del menor en un sitio que en otro, en un momento que en otro.
    Que a pesar de existir una Convención de los Derechos del Niño que ya ha cumplido más de 20 años, todavía hay algún país que no la ha suscrito, y que hay muchos que sí la han suscrito, por una cuestión de imagen política, pero no la cumplen.
    Que aunque más de 20 años pueden parecer muchos, no son nada, en un mundo de adultos, en el que hasta hace poco más de un siglo, el 50% de la población adulta, las mujeres, tampoco tenía ningún derecho civil.
    Y es que como los niños en general, y los niños tutelados en particular no votan, pues a nadie le importan.... pero los niños, todos, crecemos y los que hemos sido "usuarios" de uno u otro sistema de protección, podemos decir lo que nos parecen las leyes que han tenido algo que ver en el resultado final de nuestra vida, pues lo hacemos, y comparto las peticiones de María. pedidmos que

    ResponderEliminar
  9. Ahí debe de estar el kit de la cuestión, Beatriz, que los niños no votan. Si todos estos niños institucionalizados o en familias de acogida temporales, votaran, otro gallo cantaría.

    ResponderEliminar
  10. Este fin de semana estaba en el parque con mi marido y mi hija y estaban allí bastantes chiquillos que viven en un centro de acogida cercano (ese día los llevan allí para que cambien un poco de aires). Hablando con una de las monitoras, encantadora por cierto, me explicaba que los padres de esos chiquillos iban a verlos una vez a la semana pero que la mayoría de las veces ni se presentaban, la mayoría tenía problemas de alcoholismo o drogadicción y que el estado le había retirado la custodia de esos niños porque no eran capaces de atenderlos. Son niños que entran dentro del sistema y ya no salen haya que tienen 18 años, hay muchos que entran muy pequeños pero nonpueden ser adoptados por otras familias porque se "espera" que los padre "cambien". No me parece justo para esos niños. Ser padre implica una serie de obligaciones y no se puede estar eternamente esperando a que a esos padres les de por cambiar, los que mas sufren son los niños. Creo que habría que hacer una reforma de la ley de adopción en ese campo. Esa ea minopinion. Gracias. Un besito fuerte

    ResponderEliminar
  11. Anónimo 2º, el proceso administrativo se basa en una norma y si esa norma no nos gusta o nos conviene, hay que luchar para que cambie, no saltarnosla sin más.
    Adoptar es una forma de tener un hijo, tanto si ya eres padre como si aún no lo eres. Si vas a adoptar por caridad no funciona, para eso están las ONGs y otro tipo de formas de ayuda. Cuando familias que ya tienen hijos biologicos adoptan generalmente lo hacen por que quieren ampliar su familia de otra manera; si fuera por caridad les echaban el expediente para atrás.
    La adopción es una alternativa a la paternidad que se elige libremente siempre. Y está sujeta a normas. Y esas normas, nos gusten o no, hay que cumplirlas.

    ResponderEliminar
  12. Es cierto Xiao. Creo que has dado con el kit de la cuestión. Es evidente que en el tema de la adopción hay una serie de normas absurdas que provocan al menor más daño que otra cosa. Pero para cambiar las cosas no sirve saltarnos las normas y ya está. Hay QUE CAMBIARLAS. Para eso vivimos en un país democrático. Por eso tenemos una serie de caminos para cambiar las leyes y conseguir así que mejoren y cubran nuestras necesidades. Si los niños abandonados no interesan a los políticos tendremos que conseguir que les interesen. Los adultos, posibles votantes, si que les interesan así que somos nosotros los que tenemos que presionar y conseguir los cambios. Pero simplemente rompiendo las normas, saltándonos la ley, haciendo trampas.... sólo conseguimos recrear lo que ocurrió hace 40 años, cuando nadie podía decir nada que no estuviera dicho.

    Ahora las cosas han cambiado y tener la misma actitud que en aquella época ya no es ni justificable ni comprensible. Ahora nos tenemos que mojar por ejercer nuestras responsabilidades sociales. Ese debería ser el precio de la democracia, aunque muchos prefieren ignorarlo. En este caso es la protección de estos menores. Y nos tenemos que mojar TODOS.

    ResponderEliminar
  13. Las leyes tienen que cambiar, pero no parece que en materia de menores haya verdadero interés en hacerlo.

    Lo que no se puede hacer es intentar entrar en adopción nacional por puertas falsas.

    La familia canguro de Baleares para ser considerada idonea, tuvo entre otras cosas que asistir a un curso de preparación, en el que se abordaba el tema "despedida de los menores". Ellos sabian que se trataba de un acogimiento temporal, y eso fué lo que firmaron con la Administración.

    Lo que tendriamos que preguntarnos es por qué un acogimiento de este tipo, que no debería prolongarse más de 6 meses, (que en teoría es el tiempo máximo para llevar a cabo lo que ellos llaman "proceso de diagnostico", es decir ver si esos niños eran adoptables y pasar a vivir con su familia adoptiva, debían mantener relación con su familia biológica, en cuyo caso pasarían a un acogimiento permanente) se alarga hasta el punto de que la familia acogedora, olvida que "acogía" e inicia tramites para adoptarlos.

    Y eso es entrar a la adopción por la puerta falsa.

    ¿Por qué en interés de los menores no se agilizan los tramites que les permitan vivir con una familia definitiva?

    ¿Por qué se permite a los padres biológicos tratar a sus hijos como si fueran una finca en extremadura? Ahora la visito, ahora no, ahora la cedo un ratito.

    ¿Por qué tenemos el mayor número de niños institucionalizados de 0 a 3 años de Europa?

    El tema de protección de menores es algo en lo que todos deberiamos mojarnos, y lo que yo percibo es que no le importan a casi nadie.

    ResponderEliminar