domingo, 29 de enero de 2017

¿CRIANZA CON APEGO?...¡CHORRADAS!


"Crianza con apego", dicen algunos. Otros la han llamado "Crianza natural", "Crianza respetuosa" o, el término que siempre me ha gustado a mí más pero que es el que menos se oye, "Crianza corporal".

Y esto viene a cuento de un artículo que no he tenido más remedio que acabar leyendo, porque al final mi admirada y querida Elena López me etiquetó en una publicación de Facebook, con el fin de pedirme información sobre el último párrafo del susodicho, en el cual la periodista y doctora en biología (sí, bióloga, como Ana Obregon, ya sabéis), Marta Palomo, cargaba contra el colecho poniendo como ejemplo de certeza científica uno de los artículos más polémicos y criticados de los últimos años en los foros científicos sobre el tema. 

A mí este tipo de artículos divulgativos me dan ya demasiada pereza. Últimamente ni los leo y, cuando lo hago, lo hago en diagonal. Me los sé de memoria porque todos dicen lo mismo. Encima, esta semana ya ha habido dos en la misma línea. El otro fue el escrito Luz Sanchez Mellado reclamando su derecho a no ser una madre mamífera. Se montó toda una guerra dialéctica en twitter y facebook, con sus bajas incluidas. 


El caso es crear un debate donde realmente no lo hay.

No me malinterpretéis. Debate sobre crianza hay. Por supuesto. Pero lo que pretenden "debatir" con este tipo de escritos no es algo realmente discutible, porque son realidades suficientemente comprobadas, con y sin el método científico. 

Y es que, hoy por hoy, yo creo que nadie puede poner en duda que:
  1. Somos mamíferos
  2. Somos primates
  3. Nuestros hijos tienen las necesidades de cualquier cría mamífera y primate. Esto es:
    1. Gestarse dentro del útero de su madre y nacer mediante un proceso fisiológico, no patológico, perfectamente orquestado por ambos organismos, el de la madre y el del hijo, que requiere un ambiente íntimo y tranquilo donde puedan producirse y actuar las hormonas implicadas en el proceso
    2. Tras el nacimiento, y durante la etapa de exterogestación, seguir en contacto con su madre, siendo alimentado a demanda por la leche segregada por las glándulas mamarias de esta última, las 24 horas del día.
    3. Crecer en un ambiente social que le permita ir desarrollando su individualidad, saliendo lentamente de su hábitat natural, el cuerpo de su madre, para integrarse en su grupo social, con el apoyo y el sostén de otros adultos y la compañía de otros bebés y niños. En el caso de la mayoría de culturas humanas, pero no en todas, el padre biológico del bebé suele tener aquí un papel fundamental. En el resto de primates hay variabilidad respecto al papel del padre. 

Esta es una realidad universal fuera de cualquier debate. Por lo tanto, criar a nuestros recién nacidos tal y como se describe en el párrafo anterior debería ser, simplemente, CRIAR. Ni criar con apego, ni criar respetuosamente. Porque no es una moda. Es la crianza por defecto. Es la crianza básica. Y no hace falta meter a Dios en la ecuación y convertir esto en una religión, como hace Marta Palomo. Para nada. Basta con tener unos conocimientos mínimos de biología básica, (la zoología, la antropología, la neurología, la etnología y la etología tampoco molestan) algo que yo esperaría de una doctora en dicha ciencia, pero, por lo que parece, nunca se sabe. Reconozco que yo también tengo mis lagunas, para que nos vamos a engañar (preguntadme cualquier cosa, la más básica, sobre, por ejemplo, botánica, como "¿que es el xilema?", y lo veréis). A lo mejor esto lo tengo claro porque llevo 11 años de maternidad y me he documentado mucho sobre el tema. Tanto, que hasta me atrevo a escribir sobre él. 

La que necesitaría un adjetivo descriptivo detrás es la "otra" forma de crianza. Esa que ha ido imponiendo la sociedad occidental en los últimos (3 ó 4 ) siglos, y que considerando que la primera se venía practicando, digamos, desde hace unos 130.000 años (por poner como origen la aparición del Homo sapiens sapiens), sí que podría ser considerada una "moda". Esta "otra" forma de criar se caracteriza por:
  1. Las intervenciones externas en el parto que obstaculizan en proceso natural, generando un riesgo significativo que se resuelve a base de más intervenciones.
  2. La separación inmediata del bebé de su madre tras el nacimiento, llegando a impedir el necesario e importantísimo latchmentlo que obstaculiza el inicio y establecimiento de la lactancia materna, con la consiguiente necesidad de alimentar al bebé con biberón y leche adaptada de otra especie animal.
  3. La imposibilidad para el bebé y su madre de permanecer en contacto físico durante la exterogestación debido a:
    1. La exclusión del bebé de la gran mayoría de actividades sociales de la madre (laborales, recreativas, etc...), lo que suele obligar a las madres a elegir entre el mundo de la maternidad o su vida social entre adultos.
    2. La pérdida absoluta de la cultura del porteo, por lo que las madres dejan a sus bebés en diferentes superficies (cochecitos, hamaquitas, cunas, etc.), separadas de sus cuerpos, cuando quieren realizar otras tareas.
    3. La imposición del sueño en solitario del bebé.
    4. La pérdida absoluta de la cultura de lactancia, con la normalización de la leche adaptada y la alimentación complementaria demasiado temprana. 
    5. La igualación de los roles de la madre y el padre EN LA INFANCIA TEMPRANA, en contra de la biología de los miembros de la triada (madre, padre e hijo).
Sin entrar a evaluar la conveniencia o no de estos comportamientos esto es, si suponen una ventaja adaptativa de nuestro poderoso neocortex, o todo lo contrario creo que no me podéis negar que de ser una MODA o de necesitar un adjetivo, es esta forma de criar, tan nueva y poco natural, la que lo es y lo necesita. Y recalco, aquí no pretendo juzgarla ni juzgar si esta forma de hacer las cosas es necesaria o no en determinadas circunstancias. Aquí estoy hablando de otra cosa, y espero que me permitáis centrarme en ello. Con este artículo sólo (estimado Pérez Reverte, lo siento, pero el "solo" sin acento no me gusta) pretendo poner en evidencia que la CRIANZA es la que es, y no la "otra".

Por lo tanto, propongo varios términos para esta forma alternativa de criar, tan excepcional tanto en la historia como en las culturas humanas:

Crianza occidentalizada,
Crianza Industrializada,
Crianza artificial,
Crianza con distancia
...

Admito sugerencias

Y, por lo demás, una vez que todos estamos bien informados y sabemos que la situación es tal cual la he descrito, cada madre y cada padre, como adulto inteligente y responsable, decide como criar a su hijo dentro de sus circunstancias particulares, que difícilmente pueden ser tan bien valoradas desde fuera como lo son por los propios protagonistas. 

40 comentarios:

  1. Me quedo con crianza artificial.

    ResponderEliminar
  2. Disculpa no comprendo a qué te refieres en el apartado cinco del punto tresla igualacion de los roles de la madre y el padre en la infancia... podrías explicarme qué quieres decir exactamente. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperar que el padre, por ejemplo, alimente aun bebé de pecho, y para eso introducir el biberón. Asumir que el bebé está igual de bien con el padre que con la madre, cuándo un bebé lo que necesita es el contacto continuo con su madre. Todavía el padre es otro planeta para él. Estas expectativas se traducen, por ejemplo, en bajas laborales maternales absolutamente insuficientes que se intentan compensar aumentando la de los padres, poniendo por delante una teórica "igualdad" social entre el hombre y la mujer que se lleva por delante las necesidades más básicas de los bebés (y de sus madres, ya dicho de paso)

      Eliminar
    2. María, sigue así, necesario como el aire tu discurso.

      Eliminar
    3. Me encanta el artículo, pero sobre todo, cómo explicas lo de la igualación de los roles que nos quieren vender ahora, pienso exactamente igual que tu. Estoy harta de esa supuesta igualdad que ahora pregona todo el mundo, en la que una vez más perdemos nosotras y nuestros bebés.

      Eliminar
  3. ¿Crianza evitativa existe ya? Muy buen artículo. Gracias por escribirlo María. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. ¿Crianza evitativa existe ya? Muy buen artículo. Gracias por escribirlo María. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Acabo de eliminar un comentario de un troll, anónimo por supuesto, maleducado, incoherente y que ni siquiera se ha leído el artículo. Por favor, trolls, absteneros de participar ¿vale? es muy cansino perder tiempo borrando idioteces.

    ResponderEliminar
  6. hola, yo dudo que se haya podido criar antes de una manera similar a la llamada crianza con apego, respetuosa... Hace dos siglos las mujeres eran objetos, sus crías igual, había una preocupación por encima de todas, la de mantenerte con vida. Si tus necesidades básicas a penas están cubiertas, dudo que puedas centrarte en las necesidades afectivas de tu cría. Si estaban con lme era por necesidad, si había colecho, pues porque una cría separada muere, si había porteo, puespor lo mismo y por tener que trabajar sí o sí. Yo no se que se gana comparando una crianza respetuosa con la parte animal de la misma. Puesto que realmente una chimpancé o una humana de hace 3000 años poco podían hacer más que sobrevivir. Lo mismo para hace 500 años, que dudo mucho que hubiera respeto por las crías, cuando no había casi ningún respeto por la vida. O sea, que habría alguien que criase sin golpes, y sin coacciones, o sin menosprecios, o sin utilización de cualquier recurso de castigo, pues sí, pero dudo que fuese lo más extendido y lo idílico que lo pretendeis pintar algunas. Yo creo que enfocarlo desde ésta perspectiva es una equivocación. Parece que nos olvidamos de los derechos de la mujer, los derechos del niño, los derechos humanos.... logros que no había hace unos siglos. Que entiendo la comparación con las necesidades biológicas, sí, pero de ahí a introducir las afectivas en el mismo pack, pues hay mucha distancia, ya que ciertas medidas por muy biológicas que sean si van acompañadas de violencia, no sirven de nada. En fin, un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En biología evolutiva existe un concepto: el "environment of evolutionary adaptedness" que se puede traducir como "entorno de idoneidad evolutiva" o " entorno de adaptación evolutiva", y define el entorno para el cual evolucionó el organismo y, por lo tanto, para el que está mejor adaptado. El bebé humano está adaptado para vivir en íntimo contacto con el cuerpo de su madre porque las condiciones así lo determinaron. Cuando le sacas de ahí, le sacas de su hábitat y le pones en otro para el cual no está adaptado, o tan bien adaptado, por lo que los desajustes pueden ocasionar problemas. Por supuesto, tenemos un poder de adaptación importante, y posiblemente la cría humana sea de las más adaptables de todas los mamíferos. Pero nuestra capacidad de soportar el estrés del desajuste también tiene un límite, y este estrés unas consecuencias.

      A partir de ahí, no pretendo comparar la "crianza respetuosa" con nada, entre otras cosas porque llevo todo el artículo diciendo que la "crianza respetuosa" no existe. Existe "la crianza" implícita a nuestra naturaleza humana y, a partir de ahí, la cultura construye sus variaciones, mejores y peores.

      Y ¿En que pack entran las necesidades afectivas? ¿O es que la afectividad no se sostiene en nuestra naturaleza biológica?

      Y ¿Qué quiere decir que una medida "biológica" venga acompañada de violencia?

      No entiendo esta insistencia en juzgar y valorar esta realidad, en llamar a la crianza del ser humano con nombres inventados que dan la sensación de que "lo normal" y "bien hecho" es una imposición cultural, temporal y frágil como todas ellas, creada por un grupo minoritario de humanos en un momento concreto de su historia.

      En todo este cuadro lo más sólido y real, tal vez lo único sólido y real, es nuestra naturaleza humana. Somos:
      Superreino:(Dominio): Eukaryota
      Reino:Animalia
      Subreino:Eumetazoa
      Superfilo:Deuterostomia
      Filo:Chordata
      Subfilo:Vertebrata
      Infrafilo:Gnathostomata
      Superclase:Tetrapoda
      Clase:Mammalia
      Subclase:Theria
      Infraclase:Placentalia
      Superorden:Euarchontoglires
      Granorden:Euarchonta
      Orden:Primates
      Suborden:Haplorrhini
      Infraorden:Simiiformes
      Parvorden: Catarrhini
      (sin rango):Craniata
      Superfamilia:Hominoidea
      Familia:Hominidae
      Subfamilia:Homininae
      Tribu:Hominini
      Subtribu:Hominina
      Género:Homo
      Especie:sapiens

      Esto son los cimientos de toooodo lo demás. Y no lo contrario. Es a partir de aceptación de nuestra naturaleza que podemos empezar a construir más allá nuestra cultura. Tal vez el peor de nuestros fallos ha sido negar nuestros cimientos, nuestras raíces, creernos independientes y superiores del resto de la vida en nuestro pequeño planeta, y tratar a nuestras criaturas como si nunca hubieran sido lo único que realmente son.

      Yo, en la crianza de mis hijos, decidí sumergirme en mi naturaleza humana, más allá de la parte más cultural de mi neocortex, y respetar esos impulsos primales que se empeñaban en no dejarme sentir ni escuchar. Así la tensión continua se diluyó, finalmente, y mis hijos y yo empezamos, por fin "a fluir".

      Yo no sé lo que quieres hacer tú, y tampoco es asunto mío. Tampoco voy a juzgar tu decisión. Pero si me dices que lo que yo hago es una equivocación, un timo, una moda... te tengo que informar que no. Que la que sigues una moda eres tú, y con todos mis respetos, por supuesto. Que aquí la que está experimentando comportamientos nuevos nunca antes probados en crías humanas eres tú. Yo he decidido asentarme en la tranquila seguridad de un comportamiento diseñado durante milenios de evolución, y confiar en él. El mismo, por cierto, que posiblemente ha permitido que sobreviviéramos a pesar de pasar una parte de nuestra historia en "modo supervivencia", como tú pareces creer (y tal vez tengas razón, aunque yo creo que tu visión del pasado es en exceso negativa).

      Eliminar
    2. Mira, ésto es un "dónde vas, manzanas traigo" Y, ojo, yo no he hablado de tu modo de crianza, he hablado de algo refiriéndome a sociología, la realidad social no permitía criar de otra manera. Si no dije lo del nombre, a mi lo del nombre me la refanfinfla, es más, creo que hay tantos tipos de crianzascomo unidades familiares, otra cosa es que se sigan ciertas tendencias generales. Como vas a lo personal, deberías intentar ser un poco más comedida sobre jusgar o no las realidades de otros, yo juzgo sobre tu escrito y sobre tus palabras. Nunca he juzgado tu propia realidad de crianza. Que por si te interesa, la mía la llamé en un comienzo que buscaba cierto sentido a lo que sentía y hacía, crianza biológica, llegando a escribir un borrador sobre el conflicto de llamarlo crianza con apego. Joder, pero de eso a aceptar la comparación, para mi equivocada, sobre que lo que se hace ya se hacía, pues no. Ya que a mi poco me hubiera gustado vivir en una sociedad donde no había ni el derecho a la vida. En fin, como yo soy una humana más, pues supongo que poco importa lo que diga o deje de decir, y a mi me cansan éste tipo de historias, porque les encuentro cierta incongruencia, y quizás no lo se expresar de mejor modo, puesto que soy autodidacta y me quedo con mis propias ideas y quizás no sean muy técnicas. No pretendía en ningún momento ofender, pero como para mi es algo incongruente me parecía importante decir algo. Ya que lo mismo que pienso yo, lo podrá pensar una de esas madres (o alguno de esos defensores mediáticos) que haga crianza "¿deshumanizada?", y por lo tanto no le servirá de nada que se le hable de la importancia de la madre como hogar en sí mismo. Un saludo.

      Eliminar
    3. Perdona Encarna, no pretendía juzgar tu tipo de crianza sino que me refería a que si tú me decías que yo hacía una moda porque daba teta, colechaba y porteaba, por ejemplo, pero considerabas que tú no, porque dabas bibe, usabas cochecito y aplicabas el método estivill ( y no digo que estés haciendo esto, solo es un ejemplo), pues te tenía que informar de que la que seguía una moda eras tú. Pero no por que tu lo hagas, no me refería a que lo estuvieras haciendo o hablando realmente de tu crianza. Solo era una manera de expresarme, desafortunada, por lo que veo.

      Eliminar
    4. He releído tu respuesta, y creo que no has entendido mi tono, y por eso haces ciertas preguntas sobre lo que digo. Realmente considerar el cuerpo de la madre el hogar del bebé no implica que luego haya un trato de igualdad, o respetuoso, o de acompañamiento. Claro que se sabía que un bebé que tomaba teta y tenía calor y protección continuamente tenía más posibilidades de sobrevivir. Esa es la parte instintiva, comparada a la de cualquier animal. Pero yo dudo que las conductas para llevar a cabo toda la crianza no tuviesen violencia de por medio. Puesto que si bien es cierto que los instintos, deseos o pasiones, existen tanto ahora como antes, yo siento que no del mismo modo, o mejor dicho, la gestión de los mismos no es la misma. Por eso, por mucha crianza instintiva, animal, biológica o como quieras considerarla que se haga, no implica que no exista en ella cualquier tipo de violencia. Mi tono no es para defender la crianza "¿deshumanizada?" es simplemente un apunte sobre éste tipo de argumentos comparativos con las sociedades precedentes. Otro saludo.

      Eliminar
    5. Tranquila, creo que nos hemos malentendido y ya está. Igual mi tono parecía en defensa de la crianza antinatural, pero realmente hablaba por algo diferente. A veces me cuesta sacar de una manera inteligible lo que tengo en la cabeza. Lo siento.

      Eliminar
    6. Es lo que tiene la lengua escrita, que el tono lo pone el lector más que el escritor. :o)

      Eliminar
    7. Vale, seguro que antes no había otra manera de criar... pero ahora resulta que esa manera de criar sigue siendo con la que mejor se encuentran los bebés, a pesar de que la sociedad contemporanea intente imponer otros tipos de crianza... o no? Porque siguen llorando si les dejas en el cohecito, siguen queriendo dormir con los padres... así que yo creo que mas allá de lo que cada uno opine, de lo que fue y de lo que será, habría que observar lo que piden los bebés, porque eso no ha cambiado.

      Eliminar
  7. Por suerte a partir de mi embarazo conseguí volver a conectar con mi parte manifera y desconectar la parte cultural. Desde un parto natutal en casa, pasando x colecho y lactancia materna hasta los 3 años y pico, porteo a todas horas...ha ido saliendo todo rodado, natural, sin forzar, casi facil

    ResponderEliminar
  8. Excelente artículo, somos mamíferos, vivimos en manada, nuestras crías necesitan de su madre para sobrevivir. Si, somos animales y nuestros hijos no saben de derechos humanos o de igualdad de género, ellos quieren no morir.
    si, las mujeres en esta sociedad hemos tenido siglos de violencia y "sumisión" pero hay tribus y civilizaciones , en las cuales gobierna un matriarcado y los niños se crían de la misma forma con contención, piel y amor. Saludos!!

    ResponderEliminar
  9. Agnes Heller decía que los instintos en los seres humanos fueron suprimidos por la cultura. Definitivamente aún esta teoría no escapa a ser una construcción cultural pues no somos ya los primates que empezaron a caminar erguidos en la sabana africana. Somos el resultado de contextos artificiales -modificando el entorno según nuestras necesidades- desde hace por lo menos 25 000 años.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero debemos recordar que el bebé nace sin la parte más "humana" de su cerebro desarrollada, por lo que sus expectativas en cuanto al ambiente que le recibirá son las mismas que las de cualquier cría primate. A el la cultura no le ha suprimido nada. El es todo instinto. Y a nosotros tampoco. Los instintos no se suprimen, son demasiado poderosos. Una observación minuciosa del comportamiento humano revela que están ahí, queramos o no. Son los cimientos, o el núcleo, de lo que algunos (como Casilda Rodrigañez) llaman "deseos".

      Eliminar
  10. Me encantó éste artículo, es totalmente eso, la crianza con apego es simplemente la crianza que da todo mamífero y más aún primate a sus crías. Es lo más natural, no es algo que se puso de moda ahora. Esto por supuesto no significa que criar de forma diferente sea incorrecto, es propio del ser humano ir creando cosas que ayuden, mejoren o faciliten sus actividades. Yo admiro profundamente a las mujeres que logran amamantar hasta los dos años, a las que portean, las que logran lactancia exclusiva y consiguen estar presentes y dispuestas para sus hijos todos los días en los primeros años de vida. Yo no tengo ese aguante, no lo tuve con la lactancia (que fue bastante mal), no conseguí jamás entender como colocar el foular, y para ser sincera las veces que podía conseguir un reemplazante para yo poder dormir o hacer mis cosas sin hijos aproveché y disfruté. Esto no me convierte en mala madre, sólo en una mamá real en una sociedad en la desapareció la posibilidad de criar más naturalmente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me identifico totalmente con tu experiencia, realmente me sucedió lo mismo. Saludos

      Eliminar
  11. Excelente artículo, aunque he notado que las madres que no pueden dar de lactar a sus hijos al nacer (generalmente por alguna enfermedad) se sienten "discriminadas" o poco comprendidas con este tipo de concepciones, ya que se insiste en menospreciar la alimentación con leche de fórmula, es decir, sabemos que no hay nada mejor que la leche materna, pero hay casos en los que no es posible proveerla, y está bueno que se lo tenga en consideración. También en los casos de tener dos o más hijos al mismo tiempo, el porteo se hace casi imposible, y las madres que compartimos este tipo de crianzas nos genera como un poco de frustración al no poder hacerlo. Bueno, ese es mi aporte, pero comparto totalmente tu aporte. Gracias!

    ResponderEliminar
  12. Me dáis mucha pereza todas. Estoy deseando ser madre y seguir mi instinto para criar, basado en amor y punto. Los rollos pedantes que os traéis de un lado y otro creo que quitan una energía infinita a las mujeres que tratamos de ser madres o ya lo somos.
    Cansinas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajaja............. pues no leas............

      Eliminar
  13. Yo creo que comparer a las personas con los animales, en este sentido y en muchos más, es un error.
    Las personas (y niños, claro) podemos tener algunos instintos parecidos a los de los animales, pero gracias a dios en estado evolutivo nos parecemos lo que un huevo a una castaña. Y por tanto, nuestras necesidades no son necesariamente las mismas que las suyas, ni las de nuestros hijos son las mismas que las que tiene una vaca (por poner un ejemplo de animal mamífero, podría ser otro cualquiera)

    Soy fanática de los animales, pero me considero que nuestros estados evolutivos, y por tanto nuestras necesidades, son otras e infinitamente más complejas.

    Dicho esto, considero que cada uno debe criar como quiera, y que estas batallas no hacen ningún bien a la sociedad ni a nuestros hijos.

    ResponderEliminar
  14. También es un hecho biológico que en casi cualquier especie animal, cuando una cria nace con deficiencias la madre la mata y (también en muchos casos) se la come.

    El "apego" en los animales es supervivencia y perpetuar la especie, y eso implica deshacerse de las crias que entorpecen esa misión.

    Seguro que es artificial dar un biberón, como también lo es criar un niño con una paralisis cerebral.

    Quizás, como decía el filósofo, la virtud esté en el término medio ;)

    ResponderEliminar
  15. Yo lo que leo en este artículo es un machismo y una homofobia que, sinceramente, me da miedo.
    Primero porque excepto dar el pecho el padre puede desempeñar todos los roles: cambiar pañales,dar de comer, dar cariño y calor. Esa idea absurda de que sólo la madre puede cubrir las necesidades del bebé (más allá de las alimentarias) es una vuelta a las cuevas. A que la madre tenga que elegir entre criar bien a sus hijos (bien según esta teoría) o mantener su independencia y que el peso de la crianza recaiga sobre ambos progenitores. Somos primates, sí, primates con un nivel evolutivo brutal. No te veo defender el modelo de “familia" de muchas especies de simios: macho dominante con harén de hembras. Chica, más natural que eso, que somos homínidos.
    Segundo porque tu teoría se carga directamente los nuevos modelos de familia donde no hay madre o hay dos. Estás desnaturalizando la familia no tradicional sólo porque no se ajusta al rol judeocristiano (padre, madre e hijos). Lo revistes de biología pero es una idea reaccionaria y sustentada sobre unas bases religiosas. Sacas directamente a esas familias de la ecuación y cuestionas su modelo de crianza (donde no hay madre que dé el pecho o hay dos madres y la que ha parido trabaja fuera mientras que la otra es quien cuida al bebé).
    A mí todo esto me da miedo, me produce mucho temor que haya una corriente que en nombre de la pseudociencia devuelva a las mujeres al siglo XIX y que no contemple y desnaturalice los nuevos modelos de familia.
    No sé si esto tiene revisión antes de la publicación. Si no se publica al menos sé que tendrás que leerlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada Macarena, no sé realmente si has leído el artículo que yo he escrito, porque si lo haces verás que en ningún momento he hecho un juicio de valor. Desde que en ningún momento he dicho que el padre humano no deba tener o tenga ningún rol, hasta que tampoco he dicho que seguir un patrón dictado absolutamente por lo que podríamos llamar "instintos primarios" sea "criar bien". No juzgo en absoluto los diferentes modelos de familia humana actuales, ni defiendo que haya que comportarse como los gorilas de montaña (que sí, que ya sé que tienen "harenes" e, incluso, pueden llegar a comerse a las crías de otros machos y tal....) No he dicho en ningún sitio que las variantes de crianza que ha propuesto nuestro intelecto a lo largo de nuestra historia sea "criar mal" por defecto.

      Sólo digo que parir de manera fisiológica, recibir al bebé nacido sobre el pecho de su madre, amamantar, mantener la proximidad física entre madre y bebé en la época de exterogestación, etc... no es una moda. Es la crianza humana. A partir de ahí hemos realizado variaciones con diferentes finalidades en las diferentes culturas de la tierra y durante las diferentes épocas de nuestra historia. Y no digo ni que una deba ser así en todas las circunstancias, ni que las variaciones sean por defecto "mal criar". Sólo digo que la primera no es una moda y las otras son variaciones temporales de la misma, por lo tanto las "modas" son estas crianzas y las que necesitan un adjetivo detrás son ellas.

      Por favor, antes de tachar mis palabras de "machistas" y "homófobas" y varias lindezas más, lee lo que está escrito. Gracias.

      Eliminar
    2. Desde el momento en que comparas una "crianza natural" y una "crianza artificial" impuesta de alguna manera por la sociedad estás dando más valor a una que a la otra. No en vano una es natural y la otra artificial.
      Si dices que lo natural es que el padre y la madre no tengan el mismo rol en la crianza estás diciendo que una relación igualitaria de compartir roles no es natural. Y, repito, excepto dar teta el padre puede hacerlo todo y que el peso de la crianza no recaiga sobre la madre, aunque eso sea "lo natural". Vamos, que esa vuelta a lo natural es convertir a las madres en esclavas que, si no cumplen con el mandato de la naturaleza se frustran, se hunden y se sienten malas madres.
      Si, además, dices que lo natural es la triada formada por padre, madre y bebé (donde los roles de padre y madre-cuidadora están claros) estás diciendo que los nuevos modelos de familia no son naturales.
      Mira, se ha luchado mucho por una maternidad donde el peso de la crianza sea compartido como para que ahora nos devuelvan al pasado en nombre de la naturaleza.
      Te he entendido perfectamente y no me gusta nada, pero nada, lo que leo y lo que subyace del texto. Es más, me da miedo.

      Eliminar
    3. No le doy más valor yo, se lo das tú al leerlo, ya que asumes que lo natural es lo mejor, y por eso clasificar como "artificial" te parece peyorativo. Y compartir roles de manera igualitaria en el cuidado del lactante no es natural, lo mires por donde lo mires. Por eso nosotras tenemos tetas que dan leche y ellos no. Por eso nosotras parimos y ellos no. Pero no digo que sea malo, o que no sea posible que sea bueno..... ¿Quién sabe? Para eso tenemos el cerebro que tenemos: para solucionar problemas, adaptarnos y salir adelante. A veces cometeremos errores y la fastidiaremos más, pero otras no. es el riesgo que corremos siendo tan inteligentes y teniendo las capacidades que tenemos.

      Que dos lesbianas tengan un bebé no es natural y, de hecho, necesitan recurrir a la inseminación artificial porque NO ES NATURAL. Pero ¿He dicho yo que eso sea "malo"? De nuevo, eres tú la que pecas de naturalismo, no yo. De la misma manera que dos hombres sean padres tampoco es natural. Si lo fuera no necesitarían un vientre de alquiler, ¿no crees? No entiendo que te de tanto miedo lo obvio. A mí me da miedo el discurso de que el amor entre personas del mismo sexo es malo, o que dos personas del mismo sexo no deberían criar a un hijo... eso sí me da miedo y eso yo nunca lo he dicho, ni lo diré. Evidentemente estás leyendo lo que tú quieres leer, no lo que yo quiero decir.

      A ver si en aras de lo "políticamente correcto" no vamos a poder llamar a las cosas por su nombre.

      Eliminar
    4. Hay especies donde la crianza recae sobre las hembras y el papel del macho es meramente reproductivo y hay otras (Incluso parejas de machos en especies monógamas) que adoptan crías huérfanas de forma totalmente natural. Porque yo, que soy lesbiana, puedo tener sexo con un hombre, quedarme embarazada y criarlo con una mujer. Es que estás mezclando dos cuestiones diferentes y es lo que me asusta: el acto reproductivo (donde sí se necesitan el esperma y el óvulo) y la crianza. Repito: revistes de biología lo que es un concepto judeocristiano de la sociedad y la familia.
      Por otro lado, lo que no es natural es que un hombre dé la teta, porque no puede hacerlo porque naturalmente no tiene leche. Ahora, que un hombre acune, duerma, cambie, juegue, dé calor... En definitiva comparta los cuidados y la crianza de sus hijos es perfectamente natural. La diferencia es que no hacerlo se debe a un hecho social artificiado por una sociedad heteropatriarcal donde ser cuidador ha sido visto como un menoscabo de la masculinidad del macho.
      Mezclas planos biológicos con planos sociales y te haces un batiburrillo sobre lo que es natural y artificial. Decides que cuestiones educacionales (no compartir roles ni crianza) no es educacional sino que va en la naturaleza humana. Y te quedas tan ancha.
      Y aquí lo dejo porque me aburre soberanamente el discurso neo machista, en serio.

      Eliminar
    5. Macarena, no sé si yo no me sé hacer entender o si tu no me quieres entender, de verdad. Has leído mis palabras desde el principio a la defensiva, ya así no podemos dialogar. Ya sé que en la naturaleza existe homosexualidad, y adopción y todo lo que quieras. Genial. Ya sé que el padre se puede implicar en un montón de cuidados y que hay especies donde se implican más y otras menos. No estoy negando nada de esto ni estoy mezclando nada. Estás emperrada en que estoy defendiendo la familia según el concepto judeocristiano y no es así. Entre otras cosas, porque ni siquiera estoy diciendo que lo que no es natural sea malo. Tú te puedes quedar embarazada actuando en contra de tu instinto, por supuesto. Nada más lejos de mi intención que hacer un juicio de valor. Pero creo que diferenciar ese comportamiento a ser inseminada artificialmente es pura demagogia. Tu instinto natural es tener relaciones sexuales con otra mujer, y eso no lleva a la fecundación. Tu neocortex puede interferir con eso todo lo que quieras: forzando una relación con un hombre que te insemine o creando una tecnología que haga el contacto con el hombre imprescindible. Pero a mí me parecen ambas opciones me parecen igual de no-naturales. Lo que en ningún momento esté diciendo que sean malas, auqnue tú quieres que sí lo diga, por lo que parece.

      Que un hombre participe o no en la crianza de sus hijos depende más de la cultura que de la naturaleza, tal vez, o tal vez no............ Al fin y al cabo los hombres también tienen cambios hormonales al convertirse en padres. Pero he leído en diversas fuentes la idea de que la paternidad es una construcción cultural.... bueno, supongo que es un tema muy debatible, y ahí está.

      En cualquier caso, los límites entre lo que es biología y lo que es cultura es la pregunta del millón desde que el ser humano trata de estudiarse. Así que al final, tal vez la palabra "natural" no sea la mejor, como me apuntaron ayer en FB.... tal vez cámbiala por "fisiológico" a ver si así te ofendes menos.

      Que llames a mi discurso neomachista es realmente ofensivo, sobre todo porque te empeñas en darle un sentido que no tiene. Pero, bueno, es evidente que no te voy a convencer de nada, puesto que repites lo mismo una y otra vez sin molestarte en entender mis palabras correctamente. Tú sabrás por qué estás tan enfadada y tan a la defensiva. Tampoco me voy a meter a juzgar eso.

      Eliminar
  16. Hola María, comparto las ideas de tu artículo en alguna medida pero, algunos puntos de este me parecen injustos, dolorosos y hasta frustrantes para aquellas madres que no logran tener un parto fisiológico y deben ser intervenidos, ¿eso es aberrante? pues no me parece porque, por fortuna, existe la evolución y gracias a eso hay más nacimientos vivos que los que habían hace miles de años, como también empatizo con aquellas mamás que por distintos motivos, fisiológicos también, que por más que lo desearan, no han podido amamantar, creo que, finalmente, una madre puede hacer (como me gusta a mí llamarla) crianza natural (colechar, portear, amar, besar, etc.) sin que esto tenga que ver con la manera en que parió o si no pudo dar teta. Un abrazo desde Chile.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, Carolina, y si te fijas bien en mi artículo en ningún momento digo lo contrario. Criar BIEN a los hijos no solo se puede hacer siguiendo las directrices de nuestros instintos y deseos más "animales". Siento que se interprete la descripción de una realidad como un juicio de valor. O tal vez este sea un tema en el que es poco realista esperar que los lectores lean con un mínimo de objetividad lo que está escrito, ya que afecta a emociones y sentimientos muy intensos.

      Eliminar
    2. Tú escribiste:
      "La que necesitaría un adjetivo descriptivo detrás es la "otra" forma de crianza. Esa que ha ido imponiendo la sociedad occidental en los últimos (3 ó 4 ) siglos, y que considerando que la primera se venía practicando, digamos, desde hace unos 130.000 años (por poner como origen la aparición del Homo sapiens sapiens), sí que podría ser considerada una "moda". Esta "otra" forma de criar se caracteriza por:
      Las intervenciones externas en el parto que obstaculizan en proceso natural, generando un riesgo significativo que se resuelve a base de más intervenciones.
      La separación inmediata del bebé de su madre tras el nacimiento, llegando a impedir el necesario e importantísimo latchment, lo que obstaculiza el inicio y establecimiento de la lactancia materna, con la consiguiente necesidad de alimentar al bebé con biberón y leche adaptada de otra especie animal.
      La imposibilidad para el bebé y su madre de permanecer en contacto físico durante la exterogestación debido a:
      La exclusión del bebé de la gran mayoría de actividades sociales de la madre (laborales, recreativas, etc...), lo que suele obligar a las madres a elegir entre el mundo de la maternidad o su vida social entre adultos.
      La pérdida absoluta de la cultura del porteo, por lo que las madres dejan a sus bebés en diferentes superficies (cochecitos, hamaquitas, cunas, etc.), separadas de sus cuerpos, cuando quieren realizar otras tareas.
      La imposición del sueño en solitario del bebé.
      La pérdida absoluta de la cultura de lactancia, con la normalización de la leche adaptada y la alimentación complementaria demasiado temprana.
      La igualación de los roles de la madre y el padre EN LA INFANCIA TEMPRANA, en contra de la biología de los miembros de la triada (madre, padre e hijo)."

      Créeme que lo he leído objetivamente pero, a mí parecer estás errada al usar las palabras "moda" y “crianza artificial” cuando te refieres a este “otro tipo” de crianza (dar bibe, por ejemplo o no poder portear, porque puede que la madre tenga algún problema físico) perdóname pero, no esperes no herir susceptibilidades con estas palabras. Yo tuve la suerte de poder amamantar a mi niña por largo período (aún lo hago) y tengo amigas muy cercanas que no pudieron hacerlo y no por eso pienso que su forma de criar es antinatura. No creo que estás haciendo juicios de valor, en ningún caso, solo me parece que no es correcto o más bien, no es necesario, utilizar esas palabras. Al final mencionas que cada padre "decide" como criar, muchas veces no lo deciden, sino que es la única alternativa que tienen. En MI opinión (y espero no se lea de una manera ofensiva) creo que la real moda es escribir estos artículos sobre tipos de crianza (también han llegado varios a mis manos), ya que me parecen innecesarios y confusos, además que como tú lo dices, criar es criar. Saludos.

      Eliminar
    3. En ningún momento he utilizado la palabra "antinatural" que tiene obvias connotaciones peyorativas. Estás presuponiendo a mi discurso un juicio de valor que yo no he hecho. Criar a un hijo con biberón no es natural. Eso es un hecho. Pero "no natural" no tiene porqué ser sinónimo de "malo" o "peor" en todas las circunstancias. Pensar así sería pecar de naturalismo y eso no pretendo hacerlo. Lo que no conlleva que quiera naturalizar el biberón, porque mire por donde lo mires, no es natural. O sea, si le das biberon a tu hijo no estás practicando una crianza natural en su alimentación ¿Es eso malo por defecto? Evidentemente no. La bondad o nocividad de esta decisión solo puede ser valorada en el contexto global en la que ha sido realizada, algo muy lejos de mi alcance. Así que nunca me oirás afirmar que la leche de fórmula es SIEMPRE una mala decisión porque no es natural, que es lo que tú estás asumiendo de entrada.

      Eliminar
    4. María, en ningún momento te he responsabilizado de tachar algo como "antinatural" si relees mi escrito te darás cuenta de ello. De todas maneras mi comentario apuntaba específicamente al hecho de utilizar ciertas palabras para referirse a una forma de criar diferente a la "tradicional". En fin, de todas formas creo que has leído mis dichos con un tono que no he querido darle y en ningún caso he querido ofenderte, solo esperaba tú me leyeras objetivamente. Es mi opinión y al volver a leer tu articulo, la mantengo. Quedo hasta aquí. Hasta luego.

      Eliminar