lunes, 21 de febrero de 2011

SOBRE LA PATRIA POTESTAD

La abogada Beatriz Beneitez ha escrito un interesantísimo comentario para el artículo: ¿Es mío? que el programa del blog le rechaba por pasarse de caracteres. Así que os lo publico como una entrada propia, ya que vale la pena leer los conocimientos y opiniones de esta gran profesional. Muchas gracias por tus palabras Beatriz.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

¿Son NUESTROS los hijos que parimos? SÍ ¿Son de NUESTRA PROPIEDAD? NO, como bien dices son NUESTRA RESPONSABILIDAD.

Eso precisamente es lo que supone la patria potestad, un conjunto de deberes y obligaciones respecto a nuestros hijos, a saber: velar por ellos, tenerlos en nuestra compañía, alimentarlos, educarlos y procurarles una formación integral.

Además he de decir que la patria potestad viene determinada por la filiación, y esta a su vez por naturaleza (por parto) o por adopción (por auto judicial), es decir, que si no hay filiación, porque se desconoce, no hay quien se haga responsable del ejercicio de la patria potestad.

Y ahí es donde entra el "papá estado" y la "mamá administración" a hacerse cargo del ejercicio de la patria potestad de los menores que no tienen padres por naturaleza, o los tienen pero no cumplen con los deberes antes mencionados.  Y entonces se convierten en jueces y parte, porque "evaluan" la capacidad de las familias que no cumplen, y además se encargan de sustituirles en el ejercicio de las obligaciones.

Algo perverso desde mi modo de ver, además de injusto. Aquello de "quitate tú para ponerme yo" o sencillamente quitar a unos "malos" para poner a otros "buenos" decidiendo quienes son los malos y quienes los buenos, y en todo caso sin tener en cuenta realmente el interés superior del menor, dando por supuesto que lo mejor para cualquier menor es estar con su familia biológica, que cualquier familia biológica, por "mala" que sea es mejor que cualquier institución o familia de acogida o familia adoptiva. Incluso en el caso de que la madre no quiera ser eso, madre, se le convence de que sí que tiene que serlo, de que sí que puede serlo, aunque no se sepa, y se procura que asuma una maternidad muchas veces, ni buscada, ni querida, ni deseada, fruto de un embarazo imprevisto, y poniendo con ello en grave riesgo la salud, la integridad y la vida de ese menor, y todo ello basándose en un principio de propiedad del menor, de como es suyo que asuma las consecuencias, aunque no quiera, o no pueda o no sepa.

Lo tienen mal, no peor,  los menores que llegan al mundo sin avisar, sin que sus familias puedan hacerse cargo, sin que quien juzga la capacidad lo haga de forma totalmente imparcial, sin prejuicios y permitindo que sean otros los que lleven a cabo el ejercicio de una patria potestad que ellos han detectado y calificado como inadecuada. Aquí nadie, absolutamente nadie, asume los errores propios. Pero, eso sí, señala los ajenos.

Como bien dices hace años se tomaban decisiones basados en unos criterios, más o menos validos, más o menos acertados, pero en cualquier caso rápidamente y para siempre. Ahora el panorama es el opuesto, casi nadie toma decisiones, y menos aún de forma rápida y definitiva. Ahora se pasa la propiedad de los menores de las familias "malas" a las manos "buenísimas" de la administración y de ahí la mayoría ya no sale, porque el estado se apropia de los niños sin hacerlos realemente suyos, sin asumir la responsabilidd del eficaz y efectivo ejercico de las obligaciones de la patria potestad y sin dejar que otros lo hagan. Y casi siempre motivado por un miedo atroz a equivocarse, a que venga una familia "no apta" a reclamar lo que es suyo, y rueden cabezas y tengan que pagar indemnizaciones millonarias. Así pues su máximo empeño está en cumplir con los protocolos y lo mismo da el interés superior del menor, que sí sale de una familia posiblemente maltratadora o negligente, pero no por ello se le asegura otras personas - una familia - que sí se asuman su papel haciéndole "suyo", no como una propiedad, sino como lo que son: una responsabilidad.

No puedo evitarlo, soy abogada y se me nota, y siempre que hablo o escribo sobre menores y sus derechos se me viene a la cabeza el Rey Salomón, y pienso lo necesitados que estamos de muchos Salomones, que tomen decisiones drásticas, incluso dramáticas, pero al fin y al cabo definitivas sobre la "propiedad" de los niños, de forma que vean rapidamente atendidas sus necesidades y sus derechos, ya sea por una familia por naturaleza, o por adopción. Y no me olvido de las de acogida que merecen una especial mención porque en definitiva son tratadas por la administración como meros instrumentos, que mientras cumplan con la obligación de custodiar sus "propiedades" bien, pero como se "desmanden" ya no les sirven y le piden la "devolución" de la "mercancía".

En definitiva, los hijos son "propiedad" de quien puede y quiere asumir la responsabilidad, ya sea la familia por naturaleza, la familia por adopción, la familia de acogida, o la familia universal o "sociedad ideal" donde efectivamente todos los niños sean bienvenidos, y adecuadamente atendidos.

9 comentarios:

  1. No sé cómo saldrá la experiencia de la nueva Ley Pajín sobre menores, pero al menos es algo distinto lo que expone y propone...No se puede esperar a los padres bio toda la vida para que se hagan responsables de sus hijos, los he visto una barbaridad toda mi vida...proque aquí se presupone que ellos son los "buenos" y hay que esperarlos y soportarlos. No olvidaré algo que alguien me contó, ocurrió en un centro de menores de mi ciudad, se trataba de una niña de dos años que cada día acudía a la entrada del centro y asomada a la puerta esperaba eternamente a su mamá y, cada día, le comentaba a ese alguien que me contó su historia : hoy sí vene mi mami" y así cada día...y su mamá nunca llegaba...Esta persona trabajó un año allí y se marchó y la pequeña se quedó esperando a su mamá, que probablemente nunca llegó...Hoy debe de tener casi 20 años y seguirá sin una madre que la atienda y la acompañe en su vida....Injusto e insoportable...Abogo por las medidas drásticas, si hacen falta y la valentía de los cobardes que no toman medidas...para salvar a los menores y no a sus familias casuales, la bio en tantos casos...

    ResponderEliminar
  2. Fabuloso.... ¿por qué no escribe más?

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Mai y Xiao por vuestras aportaciones.
    Mai, estoy totalmente de acuerdo contigo.
    Xiao, tenemos que animarla a que abra un blog!!!! y nos siga enriqueciendo con sus conocimientos y experiencia. El mio siempre estará abierto a sus palabras.

    ResponderEliminar
  4. BEATRIZ BENEITEZ PÉREZ21 feb. 2011 23:51:00

    Gracias María por leerlo, gracias por publicarlo, gracias a Mei y a Xiao por leerlo y comentarlo.
    Ni yo me creo que haya sido capaz de escribir todo eso seguido y sin perder el hilo.
    Se me olvidó algo, la adopción siempre ha existido, pero es a partir del año 87 que se convirtió en lo que es ahora una más de las medidas de protección de la infancia desamparada.
    Si es ahora cuando los adultos adoptados y apropiados, antes de esa fecha, están denunciando las posibles irregularidades, los posibles delitos ocurridos en sus procesos de adopción o apropiación, que se vayan preparando el "papá estado" y la "mamá administración" a recibir unas cuantas denuncias por parte de "sus hijos", esos niños/as tutelados a los que no se les ha dado una solución tan drástica y definitiva como su caso requiriese, y han visto su infancia malgastada empezando por una familia negligente o maltratadora incapaz de asumir la patria potestad, pasando por una tutela administrativa llevada a cabo en una o varias residencias, en una o varias familias de acogida, sin volver a su familia de origen, y sin disfrutar de otra familia definitiva.
    Sí, sí, ya se sabe que "cuando veas las barbas de tu vecino cortar pon las tuyas a remojar" y es verdad que a lo mejor ahora ya no quedan muchas barbas que cortar porque los intermediarios en las adopciones y apropiaciones de hace 30 o 40 años ya no estarán, porque eran personas físicas, pero cuando las actuales victimas del maltrato institucional, lleguen a adultos y exijan responsabilidades a sus tutores legales, el "papá estado" y la "mamá dministración" ahí rodarán cabezas y no será por las posibles demandas de las familias biológicas que reclaman que se les devuelva su propiedad, sino que será la "propiedad" por si misma, la que exija indemnizaciones por el maltrato y las secuelas sufridas por la "mercancia".
    Y es que el "quitate tú para ponerme yo" no está dando mejores resultados.
    Y ya llevamos más de 20 años con el actual sistema de protección y definitivamente se puede afirmar que no es suficiente, porque se sigue considerando a los niños una propiedad, con lo que nadie asume la responsabilidad de atender sus necesidades y derechos, dando prioridad a su interés superior, por encima de cualquier otro interés legítimo.

    ResponderEliminar
  5. En México la situación no es muy diferente, muchos niños que no pueden ser adoptados porque su situación legal no es clara: hijos de personas que están en la cárcel, o drogadictos, o hijos de familias con historia de maltrato familiar. En todos los casos es muy complicado que les quiten la patria potestad, la verdad no se que tan bueno o malo sea esto, cada caso es diferente. Me parecen muy tristes las historias de niños que están en una casa hogar, donde con suerte habrá alguien que los trate con cariño, pero por desgracia hay muchos casos en que son nuevamente víctimas de maltratos.

    Incluso no se si allá se han dado esas noticias, pero hubo un caso en que una casa hogar daba niños en adopción en estas condiciones, claro, de forma irregular, y después cuando sus padres regresaban a reclamarlos, no se sabía donde estaban los niños. Incluso ahora se siguen buscando a los responsables y a los niños.

    Como decía, es complicado saber realmente cómo se puede buscar el bien del menor, porque quizá su padre o madre están en la cárcel siendo inocentes, y cuando salgan seguirán haciéndose cargo de ellos… pero quizá sólo los buscarán para utilizarlos, no por cariño. Hay cantidad de personas que piden limosna con niños en brazos! No quiero juzgar tampoco, y me da una pena terrible verlos en esas circunstancias, pienso que si fuera necesario haría todo por mi pequeño, pero también se han sabido de casos que “rentan” niños para pedir limosna!

    Uf, bueno, para qué sigo, les parecerá que México es un lugar terrible, créanme que no, hay muchas personas buenas, pero por desgracia se ve cada caso!

    ResponderEliminar
  6. Carmen Cifuentes22 feb. 2011 0:51:00

    Mi gran amiga Beatriz como me gusta leerte,nadie como tu puede expresar mejor las cosas.Primero pues eres abagada etas especializada en menores y como no eres adoptada y como decimos nosotras felizmente adoptadas.
    No hemos sido nunca propiedad de nadie simplemente hemos sido hijas de unos padres que nos quisieron y acogieron al nacer, ni siquiera tus hijos y los mios son de nuestra popiedad,son hijos nada mas y nosotras como madres hemos hecho lo mismo que las nuestras educarlos,amarlos y guiarlos por el buen camino,hasta que ellos mismos vuelen de nuestro nido.
    Espero y deseo que todos los niños tengan una infancia como la nuestra, que puedan tener unos padres que los quieran o que puedan tener una familia mientras que la biologica no se pueda ocupar de ellos.
    Beatriz cuando tengas tiempo haz un blog,ya se que lo tienes en mente por eso te animo a que no dejes ese proyecto en el olvido.
    Te quiero amiga.

    ResponderEliminar
  7. estoy totalmente de acuedo con Xiao

    ResponderEliminar
  8. Yo también me uno a dar ánimos para el blog!!!

    ResponderEliminar
  9. Yo soy educadora en el tiempo libre aunque hace mucho tiempo que no ejerzo de ello. Hubo una temporada que trabajaba con niños de familias "complicadas", "en riesgo de exclusión" y he visto cosas bárbaras respecto a lo que comentas, era habitual que una semana unos críos no aparecieran porque estaban en un centro de acogida y la semana siguiente la familia ya había conseguido que aparecieran de nuevo por casa.
    Creo que un centro de acogida no es el mejor lugar para un niño, pero cuando te encuentras a dos hermanos de 4 y 2 años a las 12 de la noche en un callejón mientras sus padres se meten un pico no puedes plantearte que esos padres cambien y sean capaces de hacerse cargo de ellos.
    Creo que algo tiene que cambiar pero no veo nada claro que vaya a suceder.

    ResponderEliminar