martes, 15 de noviembre de 2011

SEÑOR GRIÑÁN ¡NO SE META EN NUESTRAS TETAS!



Escribo todavía con el pico de adrenalina inundando mis venas y arterias. Me la imagino como un maremoto que se distribuye por todos mis tejidos, aumentando mi frecuencia cardiaca, movilizando mis reservas de azúcar del hígado, contrayendo mis vasos sanguíneos, dilatando mis pupilas y haciendo que mi cerebro produzca dopamina, lo que me hace sentir peleona y exultante. Me siento como una leona a la que insultan, agreden y ofenden, a punto de atacar. Todo mi cuerpo se acaba de preparar para la lucha aunque, en lugar de liarme a zarpazos y mordiscos con alguien, como digna representante de una Homo sapiens hembra del siglo XXI, me siento delante del ordenador, donde se va desarrollar mi defensa/ataque.  Luego espero que, por el bien de mis arterias y mi corazón, mi marido llegue a tiempo para que yo pueda acabar de quemar los efectos de esta hormona con una buena carrera por el bosque, antes de que anochezca.

Hoy estoy segura de que voy a batir todos mis records de velocidad. Sólo tendré que recordar una y otra vez un párrafo que acabo de leer en El País en un artículo titulado Un feminista llamado Griñán. Y es que impresiona, encoleriza, entristece y da mucho, mucho, mucho miedo (pero que mucho, mucho, mucho y me quedo corta) que semejantes declaraciones salgan de la boca de un político, o sea, de una persona que tiene el poder en sus manos. Un poder que le hemos dado sus conciudadanos.

El párrafo en cuestión es el siguiente:

"Desde que estalló la crisis, José Antonio Griñán no ha parado de analizar, en público y en privado, sus causas y sus consecuencias. Desde todos los puntos de vista. Ayer en un encuentro con colectivos de mujeres advirtió de una las derivadas de la catástrofe económica: el de la "ridiculización" de los avances en materia de igualdad y del "retroceso en la conciencia ciudadana" de la igualdad efectiva entre hombres y mujeres. ¿En qué se nota? En todo, según él. En que vuelve a ponerse el acento en el "papel reproductivo de la mujer", creando en las mujeres una "mala conciencia", por ejemplo, para que opten por la lactancia materna de los hijos, algo que él describió como una forma de "canibalismo".

Francamente, yo ya no soy ni de derechas ni de izquierdas. Tengo mis ideas, que desgraciadamente no acaban de coincidir con ningún partido político (y desde luego con ninguno de los dos mayoritarios), pero si hubiera tenido la más mínima tentación de votar al PSOE, se me hubiera ido tras la lectura de semejantes insensateces.

Por suerte, gracias al milagro de internet y sus blogs, tengo la oportunidad de mandar a la nada mi respuesta a semejante desfatachez. Así al menos me quedaré más ancha que larga y quemaré parte de mi subidón de adrenalina. Así que:

Estimado señor Griñán:

No sé exactamente que idea tiene usted sobre la manera de defender a las mujeres y sus derechos, pero desde luego empeñarse en castrarnos una y otra vez siguiendo la costumbre del sistema patriarcal que usted - por lo que parece - admira y defiende tanto, no es la mejor. De hecho no es una manera en absoluto.

Esta  ""ridiculización" de los avances en materia de igualdad y del "retroceso en la conciencia ciudadana" de la igualdad efectiva entre hombres y mujeres" no es fruto de esta crisis, como usted dice, no, es fruto de la concienciación de cada vez más ciudadanas y ciudadanos de que así, en guerra permanente con nuestra naturaleza y con nuestra humanidad, no podemos seguir. 

No voy a entrar aquí a profundizar sobre las diferencias biológicas entre hombres y mujeres, o sobre la necesidad de que estas diferencias se respeten y sobre los efectos que han tenido y tienen dos factores fundamentales:

1-  El dominio de uno de los sexos respecto al otro. Dominio que se aprovecha de la necesidad de la cría humana de ser engendrada, gestada y alimentada en y sobre su madre, durante su periodo primal.

2- La masculinización a la que se ve obligada la mujer patriarcal para poder igualarse en dignidad y derechos al macho de su especie, sacrificando (gran) parte de su feminidad en el proceso.

Para que se informe y profundice más en estos temas le recomendaría encarecidamente que leyera los escritos de Casilda Rodrigañez, escritora y feminista española con un amplia y esclarecedora bibliografía.

Pero lo dicho anteriormente ni siquiera es lo más vergonzoso que, por lo que parece, llegó a decir usted el otro día. Calificar en su discurso la lactancia materna como "canibalismo" para mí sería razón suficiente para que presentara su dimisión de cualquier cargo público y desapareciera de la vida política para siempre. Evidentemente esto no va a ocurrir, pero lo más triste de todo es que, tras decir semejante sin-propósito, usted siga considerándose y siga siendo considerado "feminista" y defensor de la mujer. No sé si servirá de algo que le recomiende leer artículos como el publicado hace cosa de un año en el blog de Ileana Medina, Tenemos Tetas, de la antigua  presidenta de al Liga de la Leche en francia, Claude-Suzanne Didierjean-Jouveau, donde podrá ver que la lactancia no es un cadena de esclavitud alrededor del cuello y los pechos de las madres, sino un acto de placer y de sexualidad maternal, derecho que todas las mujeres y sus hijos deberíamos tener por defecto. Tal vez una idea demasiado rompedora y revolucionaria para su pequeña visión de lo que es progreso y feminismo. 

Según usted "se vuelve a poner énfasis en el papel reproductivo de la mujer", y esto es "un retroceso". Pues mire usted: yo creo que esto no es un retroceso en absoluto. El retroceso es negar el papel reproductivo de las mujeres y hombres de esta sociedad. Este es el verdadero retroceso y lo que nos ha llevado a donde ahora estamos. Poner el acento en el papel reproductivo de la mujer y el hombre, en la necesidad de ambos de criar y cuidar a sus hijos, sería un inmenso paso hacia adelante para superar no sólo la crisis actual, sino la crisis crónica en la que estamos sumergidos como humanidad desde los orígenes del patriarcado

Que los políticos de hoy en día todavía no vean, o no quieran ver, lo evidente y vayan por ahí con ese viejo discurso del feminismo de la igualdad me pone los pelos de punta y me hunde en la desesperanza. 

Si además en el mismo artículo y tras las declaraciones del señor Griñán me encuentro las de una mujer, Rosario Valpuesta, Catedrática de Derecho Civil de la Universidad Pablo de Olavide, que rematan lo que el señor Griñán ya hirió de muerte, todavía me hundo más en la desesperanza y el miedo. Según la señora catedrática: 

"..las jóvenes de 30 años no tienen conciencia de género y las están "fastidiando con una idea de nueva maternidad" en las que trabajar y ser madre resulta incompatible."

Pues no, doctora Valpuesta, las jóvenes (discúlpeme pero a pesar de mis 41 me incluyo) de hoy en día no estamos fastidiando nada con la idea de Una Nueva Maternidad. No doctora, no. Lo que queremos es cambiar las cosas, precisamente para que trabajar y maternar a nuestros hijos no sea incompatible porque hoy por hoy, tal cual está la situación, sí lo es.

Así que de fastidiar nada de nada. Las que "fastidian" son las que tras haber sacrificado su maternidad (o el maternaje de sus hijos) por estar en puestos de poder, se dedican a dificultar que las cosas cambien, para conservar sus posiciones y evitar que la nueva generación de mujeres pueda realizarse plenamente y realizar su faceta profesional y social, a la vez que su faceta femenina y maternal. Esas sí son las que fastidian, cuando la realidad es que deberían ser el primer paso del verdadero cambio: el cambio que permita la crianza de ciudadanos sanos, libres, sin carencias primales y convenientemente destetados. Los únicos que podrían darnos un verdadero futuro como especie y como sociedad.

La ceguera y estancamiento del señor Griñán y de la doctora Valpuesta me llena de tristeza, desesperanza y miedo. Ya lo he dicho ¿Verdad? Pero es que no me cansaré de repetirlo. El problema no es lo que digan ellos, no. El problema es que parece imposible encontrar un discurso diferente con probabilidades de llegar a tener el poder necesario para cambiar las cosas. 

Y de momento hoy lo veo todo muy negro.

Articulos relacionados:

Ya que no nos escuchan, no nos insulten… sres. políticos

Políticos así no los quiero

Griñán y sus gilipolleces

De como los "Griñanes" de esta sociedad hacen que nos luzca el pelo como lo hace

El Sr. Griñan y su diccionario patriarcal

Griñán y la lactancia materna. Rectificamos y nos reafirmamos.
--------------------------------------------------------------------------------------------------

PD: 

En el genial artículo de Nohemí en su blog Mimos y Teta un comentarista ha colgado este audio con las declaraciones del señor Griñán en el acto por la igualdad. En él podemos escuchar que no dijo canibalismo sino talibanismo

Bueno, bajo mi punto de vista el uso de una palabra o la otra no cambia demasiado el significado de su discurso y sigue pareciéndome absolutamente insultante y vergonzoso que un político utilice semejante lenguaje refiriéndose a las recomendaciones de todas las organizaciones relacionadas con la salud de la infancia, y la salud en general, en cuanto a la alimentación del bebé se refiere. Además el audio nos permite escuchar como utiliza la lactancia y la maternidad como arma arrojadiza contra la oposición. 

Así que me reafirmo en mis palabras: esto es una vergüenza. 


10 comentarios:

  1. laura Sánchez15 nov. 2011 16:27:00

    Virgen del Pompillo y del verbo Divino lo que hay que oír!!! Y que nadie le calle la boca a este señor!!!!yo no sé donde vamos a llegar mientras siga habiendo gente como esta en los altos cargos...
    Te aplaudo María!!!!

    ResponderEliminar
  2. Una vez más el PP y Arenas mienten, Pepe Griñán no calificó de canibalismo la lactancia materna. Aquí tenéis el audio: http://audioboo.fm/boos/546650-declaraciones-grinan-en-el-acto-por-la-igualdad#t=0m15s

    ResponderEliminar
  3. Gracias Laura, sí es como para invocar todo el santoral

    Anónimo, que me imagino que eres el mismo que ha colgado el audio en el blog de Nohemí, muchas gracias por la información. La he oído y me reafirmo en todas las palabras del blog. Utilizar la maternidad, la lactancia, las recomendaciones de todas las más importantes sociedades de pediatría del mundo y de la propia OMS, como arma arrogadiza contra sus oponentes me parece inadmisible, vergonzoso e intolerable. Desgraciadamente el audio sólo confirma lo que el artículo, con un cambio de "cali" por "tali" reflejaba......

    ResponderEliminar
  4. Bueno, un cambio de "cani" por "tali"

    ResponderEliminar
  5. En cualquier caso, estoy de acuerdo contigo y con tus palabras. ¿Estamos involucionando en materia de humanidad?
    No quiero sentirme triste, al contrario, quiero que todas las mujeres-leonas enseñemos nuestros colmillos ante despropósitos como éstos...
    ¡Madredelamorhermoso!

    ResponderEliminar
  6. Es que para esta persona(y para otras muchas,pero muchisimas)ser femenina es,ir maquillada como una puerta,subida sobre unos tacones de 12 cm y en cargos antes solo reservados para hombres y no dejar de estar monisima,que mira eso sera importante,no digo que no,la mujer que consiga eso,se merece mi respeto,pero yo,que soy muy femenina,voy con deportivas todo el día y la cara lavada,no trabajo por culpa de esta crisis,pero "gracias a ella"he podido dedicarle 32 meses en exclusiva a mi hijo,seguir dándole el pecho,colechando con él y cuando le miro mientras duerme,dar las gracias al destino,que decidió que naciera mujer para poder experimentar la maravilla que es darle el pecho y saber el bien que nos hace,por poder parir y la magia de ese momento,así que,señor Griñan consulte otras mujeres que no sean solo las de su entorno,antes de lanzarse a dar opiniones"feministas"como esas.
    Saludos mariaesther.

    ResponderEliminar
  7. Me duele y fastidia enormemente que digan "ya tenemos la conciliación laboral"...qué gran mentira...y ¿quién se beneficia de esta situación concialiadora? Desde luego los niños NO y las madres TAMPOCO. No se pueden hacer normas para callar bocas y joder a los que no pueden defenderse...los menores, que gracias a esa solución macabra, se pasan horas y horas en guarderías, colegios y clases extraescolares, con cuidadoras extrañas a las que logran amar más que a sus propias madres...Es terrible!!! Y los politicuchos de turno, tan contentos!!!
    Me contó una amiga que vive en Madrid que en su cole hay niños de infantil que entran a las 7 y media y salen a las 7 de la tarde!!!!!!!!!!!!!!! cómo!!!!!!!!!!????????????? Desayunan, comen y mediendan en el cole...dios mío!!!! Qué será de ellos y de sus progenitores....Qué apego hacen estos pequeños...qué tipo de vínculo...?????
    Y cuando viven con sus padres...y cuando viven en su hogar...????????
    Es una tragedia...
    Y no soy de las que opino de que las mujeres nos debamos quedar en casa y volver a aquello de la esclavitud femenina...NO, NO y NO...Sólo que creo que las cosas se debían de hacer con cabeza, razón y CORAZÓN...y sobre todo sin hipocresías... A mí ya no me "venden la Burra"...
    Mei

    ResponderEliminar
  8. Eso es anónimo, la mujer patriarcal, la mujer indefinidamente "coital". La maternidad se ha borrado de un plumazo y se ha matado a la madre. Esto no lo digo yo, lo dice Casilda Rodrigañez. El el post tenéis un enlace a sus escritos. Los que no la conozcáis os recomiendo perderos por ellos proque son impresionantes. Cuanta lucidez!!!

    Mei, ellos no ven, y no quieren ver, que a los niños abandonados 12 horas al día o la madre esclava encerrada en casa hay otra alternativa: sacar la maternidad/paternidad a la calle, a la vida social y laboral de los padres. Esta frontera entre el mundo adulto y el infantil es absolutamente artificial y evidenmtemente es una fórmula que no funciona. HA llegado el moemnto de empezar a plantear cambios drásticos e imaginar soluciones que permitan que los hijos tengan acceso a sus padres las 24 horas del día a la vez que los padres se mueven por el mundo laboral. Esto de aparcar a los niños en los colegios y en las actividades extraescolares se tiene que acabar. Esto no es vida, ni para ellos ni para nosotros. Esto no beneficia a nadie. Esto es una absoluta MIERDA y se tiene que cambiar. Pero parece que es mucho más cómodo seguir con este viejo sistema que no funciona, llevarlo al límite de los absurdo (escolarización de 0 a 3)y esperar a que todo reviente el día del juicio final. Vamos listos.

    ResponderEliminar
  9. Me alegro de haberte descubierto gracias a Griñán. Totalmente de acuerdo con lo que dices. Yo nací en el 69. Tengo dos niñas de 4 y 5 añitos, soy profe de universidad y, como a ti, la maternidad cambió completamente mi forma de verlo todo. Me gustaría contactar contigo por correo electrónico, ¿es esto posible?

    ResponderEliminar
  10. Hola Pepa, encantada de haberte conocido, al menos a través de nuestros blogs :o) Puedes escribirme a la dirección mariaberrozpe@gmail.com. Muchas gracias :o)

    ResponderEliminar