jueves, 28 de abril de 2011

SOBRE EL "DERECHO" A SER PADRES





Llevo varias semanas dando vueltas a la cabeza con este tema. De hecho escribí un post enterito que acabé borrando; me dio miedo que fuera demasiado duro o, incluso, ofensivo. Tras escribirlo, leerlo y releerlo me dio la impresión de que me había convertido en una juez implacable con el poder de opinar sobre quien tiene derecho y quien no a ser madre o padre.


Y es que lo escribí enfadada. A mis manos habían llegado una serie de artículos que me mostraban la parte más egoísta y oscura del deseo maternal/paternal. Uno de los artículos fue el caso de un matrimonio australiano, capaz de matar a sus gemelos intrauterinos, productos de la fecundación "in vitro", porque deseaban una niña. Los mataron por ser varones.  Unos días antes, en otro artículo, pude leer las desgraciadas declaraciones de una famosa de la prensa rosa, que calificaba el amor que sentía por su hijo biológico con un 10 y el que sentía por sus gemelas - producto de un vientre de alquiler - con un 9. Y es que para esta señora el amor por un hijo biológico es mayor que por uno adoptado. Hay hijos de primera y de segunda, vamos. Todo esto se unía a comentarios que había ido leyendo en diferentes medios de comunicación, blogs de adopción y grupos de facebook, hechos por padres adoptivos que parecía que habían ganado el certificado de idoneidad en una rifa de feria. Y eso que  los adoptivos al menos tienen que superar una evaluación porque los biológico ni eso. De hecho, a la hora de la verdad es todo lo contrario: el derecho de los padres biológicos sobre sus hijos se pone muchas veces por delante del derecho de los menores a que se haga lo es mejor para ellos.


Parece que para ser padres, y padres del bebé que queremos, todo vale. Y de verdad que entiendo la injusticia que supone para muchas personas no poder concebir hijos de manera natural. Personas con un poderoso deseo maternal/paternal que serían  padres maravillosos. Personas que pueden ver como hay mujeres abortando bebés no deseados,  pariéndolos  para luego matarlos, abandonarlos o maltratarlos, mientras ellos que quieren ser padres y tienen todo lo necesario para dar a una criatura una crianza amorosa y completa, no pueden. Es muy injusto. Muy, muy injusto.


Pero eso no convierte la maternidad/paternidad en un derecho. Ni convierte en realidad la frase "el fin justifica los medios". Y los medios hoy en día son muchos y variados. A los tradicionales de la fecundación natural y la adopción, en los últimos decenios se ha unido el desarrollo de las técnicas de fecundación "in vitro". Y estas últimas han acabado de abrir la caja de Pandora.


Ahora muchas personas que no podían concebir, pueden, como si todo el mundo tuviera el "derecho" a ser padres por todos los medios y en cualquier circunstancia. Pero la posibilidad de que una mujer se quede embarazada en algunas de las situaciones en las que no hubiera sido posible de manera natural puede ser extremadamente delicado. Porque estamos hablando del inicio de la vida de un nuevo ser humano. No se trata de una técnica para salvar la vida de nadie, ni para curar a un enfermo. Se trata de una técnica que produce nuevos seres humanos (y, que yo sepa, no somos una especie en peligro de extinción).  Yo siempre he sido muy crítica con esta tecnología y de hecho no me pareció muy oportuno que  su "padre" recibiera el premio Nobel, pero reconozco que bien utilizada ofrece la oportunidad de ser padres a personas que por patologías muy concretas no pueden concebir, pero por lo demás llevan a término el embarazo sin más complicaciones que cualquier embarazo producido naturalmente. Así que, en principio, no tenemos porqué esperar ninguna consecuencia negativa para estos bebés.  Esta es su cara buena.


Pero también tiene una cara mala: la fecundación "in vitro" también ha abierto la posibilidad a que se produzca un embarazo en situaciones que, por decirlo suavemente, son éticamente muy cuestionables. Este es el caso, por ejemplo, de las mujeres que por su edad ya no son fértiles pero deciden embarcarse en la aventura a pesar de los riesgos que supone, no sólo para ellas, sino sobretodo para el futuro bebé. También es muy delicada la situación de mujeres que por la enfermedad que sufren tienen embarazos de alto riesgo que raramente llegan a término produciéndose por ello abortos repetidos o nacimientos prematuros. 


Pero para mí el premio al mal uso de la técnica se lo llevan los llamados "vientres de alquiler". Concebir un hijo en el cuerpo de una mujer que no será su madre sólo para satisfacer el deseo maternal/paternal de otras personas me parece una manera de lo más brutal de tratar la vida humana como una mercancía más.  Porque aquí se ha montado un negocio, como otro cualquiera, donde el deseo de ser padres al precio que sea y en cualquier condición se utiliza para conseguir ganancias, caiga quien caiga en el camino. Pero esto es terrible porque en este camino el que cae es un bebé humano. Una criatura completamente a merced de los adultos que deciden sobre como y cuando es concebido, como y cuando nace y en que condiciones.


En una época donde profesionales como Nils Bergman nos dicen que "lo peor que le puede pasar a un recién nacido es que lo separen de su madre", o como Nancy Verrier que describió la "herida primal" sufrida por los bebés ofrecidos en adopción; donde proliferan las organizaciones de adoptados reclamando su derecho (ya legalmente reconocido) a  saber sus orígenes biológicos y, lo que es más importante, su necesidad de saberlos; parece mentira que se estén realizando miles de fecundaciones "in vitro" con esperma y/o óvulos de donantes anónimos y en algunas ocasiones en mujeres que alquilan su cuerpo para hacer de incubadoras, con lo que el bebé no tendrá ninguna posibilidad de que se le respeten dos de sus más importantes derechos:


1- El derecho a no ser separado de su madre
2- El derecho a conocer sus antecedentes biológicos


Así que a los abusos que históricamente se han cometido en el terreno de la adopción y de la maternidad/paternidad biológica, ahora tenemos que añadir los que se producen gracias a las nuevas tecnologías desarrolladas, y francamente, me dan mucho miedo. ¿Quien controlará su uso? Porque aunque algunos países tienen una legislación bastante restrictiva, en otros todo está permitido, así que con tener dinerito ya vale: consigues el niño que te interesa. ¿Quien evitará el diseño de hijos  "a la carta"? ¿Quien pondrá un límite de edad para concebir? ¿Quién valorará la diferencia entre valentía y  puro egoísmo/irresponsabilidad? ¿Quién controlará el derecho de todos los seres humanos a no ser un producto de compra/venta? ¿Quién controlará las motivaciones para engendrar estos hijos?


¿Qué sentirán en el futuro esas personas producto de un "vientre de alquiler" anónimo y de un óvulo y/o espermatozoide de origen desconocido?  ¿Son conscientes los padres que recurren a ellas de la repercusión que tendrá este origen en la vida de sus hijos? ¿Les da igual?  


Y volviendo a la pregunta inicial ¿Existe el derecho a ser padres? Yo creo que no. La maternidad/paternidad no es un derecho. El derecho a la vida y a unos padres capaces de cubrir todas sus necesidades de ser humano, lo tiene la criatura recién concebida. 


Pero nosotros, los adultos, no tenemos derecho a concebir cuando no podemos garantizar, al menos mínimamente, el cumplimiento de los derechos de nuestros hijos. De la misma manera que concebir y parir un hijo no te da el derecho a quedarte con él, como si de un bien se tratara, cuando no quieres o no  puedes cumplir con tu rol de madre/padre. Ni cualquiera puede adoptar, si no demuestra antes que está capacitado para cubrir todas las necesidades de una criatura. 


En la naturaleza lo podemos ver muy claramente: sólo dejan descendencia los mas aptos, los mejor adaptados, los más fuertes. En cualquier caso no es un derecho que tengan por defecto todos los individuos, sino que se convierte en el objetivo por el que viven y luchan y que sólo algunos consiguen. 


En la sociedad humana no es tan simple. De hecho no tienen más hijos los que más fuertes o los mejor adaptados. Parece que la naturaleza se ha desligado de la sociedad y ser capaz de concebir ya no está ligado ni al deseo de ser madre/padre ni a la capacidad de la persona para cuidar a su descendencia y asegurar su supervivencia. Por eso se dan situaciones tan críticas e injustas (unas personas que conciben muchos hijos de los que no pueden o quieren hacerse cargo y otras que no pueden concebir pero tienen todo lo necesario y más para cuidar una o más criaturas). Injustas para todos los protagonistas, pero especialmente para el bebé, que no ha pedido estar aquí, pero aquí lo han traído. 


Es un tema muy delicado y polémico. Los responsables de poner reglas y límites en todo este asunto no lo tienen nada fácil porque se trata de juzgar a las personas, a su capacidad para ser madres o padres. Yo reconozco que algunos casos (como los que he citado más arriba) me escandalizan, pero claro, yo juzgo con mis propios parámetros y ¿Quien soy yo para juzgar a nadie? ¿A sus motivaciones o a su capacidad para ser madre/padre?


¿Qué opináis vosotros? ¿Deberían existir límites a la hora de aplicar la tecnología de la misma manera que existen a la hora de adoptar un hijo? ¿Quién debería ponerlos?

28 comentarios:

  1. Yo, que no soy Dios, no me veo capaz de negarle a nadie su legítimo deseo de ser madre/padre. Yo, que pasé lo mío para tener a mi hijo y que quizá pase por dificultades semejantes para tener otro, soy la primera que defiendo las tećnicas de reproducción asistidas. ¡Y doy gracias a Dios de que se han inventado!.

    Ahora, como tu bien dices, pienso que deben usarse con cuidado. Por desgracia, la ética no abunda demasiado y, hecha la ley, hecha la trampa (y todas las posibilidades que de ella se derivan).

    A mi la noticia de que el "papito", con sus 55 añazos, acaba de ser padre de gemelos me repugna. Siento decirlo así de claro pero me dieron arcadas cuando me enteré. Me parece francamente espantoso. Igual podría haberse comprado un bolso de marca a juego con unos zapatos o un par de perros de marca también, me pareció que hablábamos de mercancía!!!.

    También te diré que conozco un caso más o menos cercano de una pareja de homosexuales que llevan tropecientos años juntos, están casados, y han contratado un vientre de alquiler para tener dos hijos, que ya están en camino. Y no sé muy bien qué opino, esa es la verdad...

    ResponderEliminar
  2. Te entiendo Mamacontracorriente, es un tema terriblemente delicado. Por eso planteo las preguntas. Yo también conozco gente que las ha pasado canutas hasta llegar a parir a sus hijos, también conozco homosexuales que quisieran ser padres y, como les tengo aprecio, me cuesta creer que no deberían poder como cualquier persona simplemente porque ellos no pueden parir.

    Pero cuando me centro en el bien de la persona que va a ser engendrada lo tengo muy claro, porque hay situaciones claramente perjudiciales para ella. El vientre de alquiler es, para mí, una de estas situaciones.

    ResponderEliminar
  3. Hace un rato he estado pensando en ello cuando he leído en el facebook que Miguel Bosé con 55 años ha sido "padre" de gemelos (lo más de lo más deben ser los gemelos) y creo que sí debería haber unas condiciones a esto lo mismo que las hay en las adopciones.

    Tanto en este caso como en el de la baronesa de la foto y en muchos otros esos niños me dan bastante pena, se ha entregado (o vendido) unos niños a unas personas a las que nunca se les hubiera entregado en adopción, van a tener unos padres que no tengo muy claro hasta que punto van a ser padres presentes, probablemente más que de padres ejerceran de padrinos ricos que les mantegan pero serán criados por un ejército de niñeras, cuando esos niños lleguen a la adolescencia tendrán unos padres ya ancianos y lo más seguro es que sean huérfanos a una edad muy temprana y no por accidente que nos puede suceder a cualquiera, si la naturaleza se encarga de no permitir la maternidad a cualquier edad será por algo que por eso se dice que "la naturaleza es sabia".

    Por otro lado no se tiene en cuenta en absoluto a la mujer gestante, se sobreentiende que como se le ha pagado por ello ya sabía a que atenerse y que no va a sufrir.

    Me ha encantado eso de "La maternidad/paternidad no es un derecho. El derecho a la vida y a unos padres capaces de cubrir todas sus necesidades de ser humano, lo tiene la criatura recién concebida" yo siempre he pensado que la adopción no está formulada para los padres que no pueden tener hijos sino para los hijos que no tienen padres, pero claro a veces esto si lo digo a padres adoptivos les parece fatal, creo que tú desde tu situación personal podrás darme tu punto de vista pero creo que es fundamental que en estos casos se valore en primer lugar al menor que es quien está en la situación más vulnerable.

    ResponderEliminar
  4. Exactamente mamadeunabruja, la adopción es un derecho del niño en estado de abandono. Precisamente el otro día hablaba con un adoptado que está poniendo en marcha una fundación, y me comentaba que el objetivo de la sociedad debería ser que no existiera la adopción porque no existen niños en situación de ser adoptados. Lo cierto es que yo creo que siempre habrá embarazos no deseados y no acepto el aborto como solución, pero la verdad es que el objketivo debería ser que no se produjeran NUNCA embarazos no deseados. Y mira por donde, cuando un parte de la sociedad estamos debatiendo este tema, otra parte se pone a producir niños "abandonados" en cadena y con el fin de "venderlos"...... vamos, que es una manera muy negra de verlo, pero también es así.

    ResponderEliminar
  5. Maria, me lees el pensamiento. Precisamente es un tema al que estoy dando vueltas mucho últimamente.
    ¿Dónde ponemos el límite entre lo ético y lo técnicamente posible?
    En cualquier caso lo del vientre de alquiler es contra natura. No creo que podamos satisfacer nuestros deseos a costa de cualquier cosa, incluso de la salud mental del que está por nacer.

    ResponderEliminar
  6. Totalmente de acuerdo Carmen, veo que todos los que estamos involucrados en el mundo de la adopción somos muy muy críticos con esta técnica. Por algo será. Algo que debería interesar a los padres que se plantean esta técnica.

    ResponderEliminar
  7. Llevo desde ayer que leí tu entrada dándole vueltas a decir como resumir todo lo que me gustaría decir sobre este tema. Nada fácil.....
    Para empezar, cada vez estoy más convencida de que habría que dar un Certificado de Idoneidad a cualquiera que quisiera ser padre, pero como eso es utopía pura, al menos sí se debería de exigir unos mínimos a cualquiera que quisiera hacer uso de técnicas NO NATURALES para ser padre. Y destaco no naturales por que las técnicas de reproducción asistidas son cualquier cosa menos NATURAL. Una mujer o un hombre no puede adoptar un niño si es mayor de 55 años, pero si tiene dinero suficiente y a través de técnicas y alquileres tiene dos, y nadie le pregunta nada..... es inmoral.
    Hace poco hablaba con una amiga (madre adoptiva como yo) sobre los orígenes de nuestros hijos, sobre si querrán buscar y saber o no, etc, etc...... el tema nos llevó a los hijos de madre solteras (hoy monoparentales) que han sido concebidos por inseminación o FIV con semen de donante anónimo. ¿Querrán ellos saber quien aportó la mitad de su genética? ¿Tendrán ellos derecho a saber quien fue su padre? Si mi hija tiene que vivir y asumir su condición de adoptada.... ¿que condición tiene que asumir todos estos niños? ...... llegada esta pregunta la respuesta fue una burrada que nos hizo reir, y que no voy a repetir aquí.
    Nos hemos puesto el manto de TENGO DERECHO A..... y nos ponemos el mundo por montera. Y ya si el portador de los derechos tiene dinero...... se hacen aberraciones.
    Se me queda mucho dentro...... pero casi que mejor que me puedo pasar......

    ResponderEliminar
  8. Gracias Xiao! Como le decía a Concha, parece evidente que todos los que tememos relación con el mundo de la adopción le vemos a todo esto una dimensión que los demás ignoran. Yo te animaría a escribir todo lo que tengas dentro porque creo que es importante que nos oigan. Un beso

    ResponderEliminar
  9. Estoy de acuerdo con algunas de tus opiniones, pero totalmente en desacuerdo con otras. Yo soy lesbiana y si quiero tener un hijo con mi pareja, de forma natural es biológicamente imposible. La solución según tú cuál es, no tener hijos porque es un capricho como comprarse un bolso? Porque con el tiempo el pequeño deseará saber quién es su padre? A mi juicio los padres son quienes te cuidan, te crían, te protegen y te dan todo su cariño, no quien pone los óvulos o el esperma. La verdad es que hay muchisimas personas que tienen hijos biológicos y no deberían, porque no son buenos padres, y muchas personas que desean tener hijos y que por infertilidad u otras situaciones no pueden que sin estos métodos no tienen esa oportunidad.

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias por tu comentario, Anónimo. Es cierto, entiendo tu punto de vista, pero me gustaría matizar ciertos puntos:

    1- El derecho a la identidad biológica es un derecho reconocido por ley. Si te das un paseo por las webs de adoptados como "La voz de los adoptados" o "adoptados.org", verás que sí, es verdad, padres son los que te crían. Pero eso no quita que para muchos es absolutamente necesario saber sus orígenes "biológicos". De ahí que se haya luchado tanto porque se reconozca legalmente esto como un derecho. Personalmente yo no vería ningún problema a que te quedaras embarazada con el semen de un donante siempre y cuando tu hijo tuviera acceso a los datos de este donante. Puede que nunca quiera, o puede que quiera nada más cumplir los 18 años. En cualquier caso no es lógico que se nos reconozca el derecho a los adoptados pero a las personas concebidas mediante "in vitro" no.

    2- Y en esto soy tajante: Lo siento muchísimo por la injusticia que supone para los hombres homosexuales o parejas hetero o de lesbianas que por cualquier razón no puedan concebir y gestar, pero su condición no les da derecho a tratar la vida humana como una mercancía alquilando un vientre. No les da derecho a concebir una criatura con el objetivo de separarla de su madre. No les da derecho a robar la identidad biológica a este bebé. En este caso yo no tengo dudas: los derechos del bebé prevalecen sobre los derechos de estos hombres y mujeres. De todas formas ellos también tienen otro camino para acceder a la paternidad, como es la adopción.

    3- Por supuesto que hay muchas personas que tiene hijos biológicos y no deberían. Es una desgracia cuya consecuencia es la existencia de menores en estado de abandono. Con suerte, muchos de estos menores serán adoptados por padres maravillosos, pero otros estarán condenados a vivir toda su vida tutelados porque la administración no hace prevalecer sus derechos sobre los de sus padres biológicos. Algo que también debería cambiar urgentemente.

    Seguro que para ti, como para mí, tener hijos no es un "capricho", pero no me negarás que en algunos de los casos que se han dado en los últimos tiempos en la prensa amarilla si que lo parece (y en el que pienso ahora no es precisamente un caso de pareja homosexual).

    ResponderEliminar
  11. Yo creo que cada uno debe aceptar sus limitaciones. Me espanto cuando vi que la señora Cervera tuvo gemelas mediante una madre de alquiler, ¿para que? esa señora ya fue madre en su dia, no lo comprendi. Estamos en un mundo en el que casi todo vale. Cuando se produjo el caso de la señora de 64 años española que engaño a la clinica de fertilidad presentando un pasaporte falso para que le hiciesen la fecundación, resultado sus gemelos de dos años se quedaron huerfanos porque murio de un cancer que lo causo precisamente ese tratamiento.

    Existe un limite, se han conseguido muchos avances. En el caso de los que alquilan una madre, se plantean demasiados poblemas eticos, se esta tratando a un futuro ser humano como una mercancia y a la madre gestante se le quita su dignidad. Yo se que el tema de las adopciones es complicado pero lo veo preferible porque se le da la oportunidad a un niño, que no es facil porque ellos ya vienen con su propia maleta, su historia. Ser padres no es solo concebir y parir, sino saber sacar adelante a una criatura dandole educación,amor, es formar a una persona.

    Me entere del caso de una pareja japonesa que encargo un niño a una clinica de la india, mientras se gestaba se divorciaron y el niño quedo en un limbo, las autoridades no sabian que hacer, esos padres ya no lo querian, le dieron la tutela a la abuela. Por eso ser padres no es un derecho sino el deber de proporcionarle a ese niño que trajiste al mundo unos minimos derechos, es el niño el verdadero titular de un derecho, no los padres.La maternidad de alquiler lo veo como un proceso de produccion en cadena, se pierden muchas cosas en el camino, es muy frio y tiene diversas complicaciones de tipo ético.

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias por tu comentario, Mely, y totalmente de acuerdo con él. El caso que explicas es escalofriante y, por desgracia, no será el único. Es la parte más oscura des deseo de ser padres. El egoísmo más cruel porque lo sufre el más indefenso de los seres: el ser humano recién concebido.

    ResponderEliminar
  13. Tal vez yo sí que escribo desde el enfado y lo siento, pero no me gusta la mayoría de cosas que he leído.

    Soy madre soltera por elección y para ello he tenido que acudir a técnicas de reproducción asistida y semén de donante... ¡no soy peor madre por ello que las que podéis tener a vuestros hijos/as en pareja y de manera más natural! Y que conste que considero a mi hijo tan natural como a cualquier niño ¡No soy madre por capricho! ¡He dejado de trabajar varios meses, renunciando al único sueldo que entra en casa, para quedarme con mi hijo, cosa que otras familias de mamá y papá que podrían hacerlo ni se lo plantean! ¿Por qué ellos tienen que ser mejores padres/madres que yo? ¿Por qué yo si tendría que haber pasado una idoneidad para realizarme una FIV y las parejas no tienen que hacerla para poder dejar los métodos anticonceptivos? ¿Qué hay de esas parejas que rompen antes de que nazca su hijo/a? Y las mujeres que se quedan embarazadas sin buscarlo (tal vez de un padre desconocido porque ni se volvió a saber de él después de esa noche de pasión) y deciden tener el hijo/a solas...¿hay que obligarles a dar a su hijo/a en adopción? ¿Quién dice que esa no va a ser una buena familia?

    Por circunstancias de listas de esperas, he acabado siendo madre biológica antes que adoptiva, pero mi segundo hijo/a será adoptado (eso espero) y en ambos casos van a ser hijos/as naturales. Tal vez no puedan conocer sus orígenes biológicos, pero sabrán de dónde vienen y por qué. Creo que las personas somos mucho más que nuestra identidad biológica... yo conozco a mi padre y siempre he dicho que el que lo sea no es más que un accidente biológico!!!

    De acuerdo en que, para algunos/as, la maternidad/paternidad parece un capricho (como los ejemplos que pones), pero también hay parejas que tiene hijos/as porque "toca" después de pasar por el altar. ¡Es el orden natural de las cosas! ¿no? Pero si hay que poner más reglas del juego tal vez todos/as deberíamos entrar en ese saco y no solo los que no podemos engendrar hijos/as por un método más natural. Insisto, eso no quiere decir que seamos peores padres/madres.

    Creo que no se puede ser tajante en estas cosas.

    ResponderEliminar
  14. Anónimo, aquí nadie te esta juzgando como madre ni mucho menos comparándote con las "madres naturales" (o como quieras llamarles). Tampoco digo que una mujer que se queda embarazada sin desearlo y sin saber quien es el padre deba ser obligada a dar al niño.

    Vamos a ver. La cuestión es la siguiente: Los niños llegan a este mundo en muy diversas condiciones. Algunas son ideales para ellos, y se les respetan desde el principio todos sus derechos. Otras no tanto. Algunas son realmente dramáticas. En este último caso poco se puede hacer, a parte de mejorar las condiciones sociales para procurar que esto cada vez pase menos (evitando los embarazos no deseados mediante una buena educación, por ejemplo, o la accesibilidad a los métodos anticonceptivos para toda la población), pero una vez que ha pasado no se puede más que intervenir para intentar proteger al menor todo lo posible de estas circunstancias adversas. Esto, como bien sabemos, ni es fácil ni se hace bien en muchos casos, por lo que nos encontramos con un número importante de menores creciendo en situación de desamparo, viviendo con una familia que no cubre sus necesidades o tutelados por un estado que tampoco lo hace.

    La situación es así porque no se puede evitar que una mujer fértil se quede embarazada cuando sus circunstancias no son las más idóneas. Aquí poco podemos hacer

    Pero desde luego me parece que forzar un embarazo en algunas circunstancias en las que no se produce normalmente puede ser, cuanto menos, muy cuestionable. Ya he explicado arriba los casos que a mí no me parecen aceptables. Son los casos en los que no se respetan los derechos del menor y prevalece sobre estos el deseo de los adultos a ser padres. Una cosa es encontrarnos menores en esta situación porque "así es la vida" y no se puede evitar. Otra muy diferente es provocar la concepción de estos menores en estas circunstancias.

    En cuanto a la identidad biológica, si has leído mis post sobre adopción sabrás mi postura y sentimientos respecto a ella. Por supuesto que somos mucho más que unos genes heredados. Pero para mucha gente, conocer estos antecedentes tiene una importancia vital (hasta el punto de dedicar su vida a buscar). Si para tus hijos va a ser o no importante, eso tú no lo sabes. Lo que sí tendrás que hacer es respetar sus sentimientos y su decisión si deciden saber. En este caso tu hijo biológico no tendrá ninguna posibilidad de saber, y tu hijo adoptado sí. ¿Te parece coherente esta situación? A mí no.

    Como tu bien dices TU CONOCES A TU PADRE. Que lo consideres un "accidente" es lo de menos. Si no lo conocieras no tendrían nada que considerar: sólo una gran duda que llenar.

    Y si esto puede ser el caso del padre, ya no te digo el de la madre. Lo cierto es que todos los adoptados empezamos buscando a la mujer que nos parió ¿Por que? Pues porque nos llevó 9 meses en su vientre y nos parió y separarnos de ella fue el primer gran trauma de nuestra vida. Te aconsejaría que leyeras los dos libros de Nancy Verrier, creo que todos los padres adoptivos deberían leerlos. En el caso de los adoptados, este trauma es un mal menor en nuestras circunstancias, pero concebir un hijo con el objetivo de producir este daño, como es el caso de los vientres de alquiler, me parece de una crueldad, un adultrocentismo y un egoísmo extremos.

    Yo creo que hay situaciones en las que si se debe de ser tajante. La defensa de los derechos de los más débiles, en este caso de estos bebés y niños, es una de estas situaciones. Estas pequeñas vidas humanas están en nuestras manos y no se puede permitir que se juegue con ellas como si fueran un "derecho" y una "propiedad" de los adultos.

    ResponderEliminar
  15. Yo escribo desde el punto de vista contrario al tuyo, estoy a favor de los métodos de reproducción asistida. No me refiero a casos muy puntuales y extremos sino a cosas más comunes: pareja casada y el marido azoospérmico (mi caso). Por supuesto no es la situación ideal pero quiero exponer algo que entre tanto “derecho” y “propiedad” no se ha nombrado: el regalo de la vida.
    Estar vivo, ser amado y amar. Descubrir el mundo y a los que en él habitan, el calor del sol en la piel, lo salado del océano, el primer amor, el primer beso… ¿esto no tiene valor?. En la vida de cada persona hay cosas malas como no conocer los orígenes biológicos, no aceptar su propia identidad sexual, etc. Como padres intentamos dar a nuestros hijos las bases para que puedan vivir su vida lo mejor preparados tanto física como emocionalmente pero son ellos los que deben vivir sus vidas.
    Un niño fruto de un esperma desconocido deberá enfrentarse a este aspecto negativo pero su origen biológico no será lo único en su vida, pero está claro que si no fuera por ese origen desconocido ni siquiera estaría vivo. Ahora yo me pregunto ¿prefiero una vida imperfecta o no haber vivido nunca? Yo sin ninguna duda prefiero la vida.

    ResponderEliminar
  16. Anónimo, yo creo que no se puede hacer un regalo a alguien que no existe. Sí, estar vivo es maravilloso, incluso aunque no tengas unas condiciones ideales, pero al niño que engendras no le estás regalando nada porque antes de ser engendrado simplemente, no es. No es lo mismo que matar a alguien que ya existe para evitarle una vida dolorosa, no. No me mal interpretes.

    El hijo de un esperma desconocido tendría que tener el derecho a saber quien fue el propietario de este esperma, de la misma manera que los hijos adoptados tenemos el derecho a saber quienes fueron nuestros progenitores. Que se reconozca el derecho de unos pero no el de otros me parece una incongruencia y un injusticia. Yo no digo que me parezca ilícito que tu te quedes embarazada en estas condiciones, sino que lo es el hecho de que tu hijo no tendrá el mismo derecho que tengo yo. Simplemente debería tener acceso a esa información, y ya está.

    En el caso de los vientres de alquiler es diferente. Cuando a un bebé se le separa de la madre que lo ha gestado se le produce una herida primal. Engendrar una criatura con el propósito de producir esta herida me parece del todo inaceptable. Una mujer gestante es muchísimo más que una incubadora. Es el mundo de una criatura que va a nacer prematura si la comparamos con el resto de mamíferos, y por lo tanto va a necesitar un periodo de exterogestación con esta misma mujer, alimentándose con su leche y habitando en su cuerpo todavía, en el exterior, pero en su cuerpo. En nuestra cultura ya rompemos demasiado este "continumm" entre madre y bebé y diversos profesionales de diferentes disciplinas intentan concienciar a la sociedad de la importancia de respetarlo. Por eso permitir ahora la existencia de esta práctica tan aberrante me parece atroz.

    ResponderEliminar
  17. Estimada María, yo también me he entristecido un poco al leer este post de tu blog, que hace poco he descubierto.

    Hace poco me han transferido a mi útero dos embriones que hemos conseguido mediante FIV, y estoy esperando para saber si estoy o no embarazada. Y los óvulos son de una donante. Tengo endometriosis y muy baja respuesta ovárica. Siempre me he planteado decir a mis futuros hijos, si los tengo, la verdad, puesto que estoy de acuerdo contigo en que tienen derecho a saber su historial genético. Ahora bien, eso de que habría que garantizarles el derecho a conocer a quienes han donado el esperma o los óvulos de los que proceden... Pues a mí no me molestaría gran cosa, pero tampoco lo veo tan necesario. La mujer que nos ha donado sus óvulos me merece mucho respeto, y te puedes imaginar lo agradecida que le estoy, pero me basta saber que está sana y no tiene enfermedades genéticas... Y no veo necesario más. Ni poniéndome en el lugar de un hijo concebido con gametos donados. ¿Necesitamos saberlo todo de quien nos dona un corazón o un riñón? ¿Por qué hay que saber tanto de quien nos dona sus genes? Sí, es muy posible que sean una parte más importante de nuestro cuerpo, pero tampoco es tan definitoria, siempre que no hablemos de enfermedades. Ahora bien, ya digo, personalemente tampoco me opondría a que mis hijos conocieran a la mujer que donó sus óvulos para que pudieran nacer, me da bastante igual.

    El proceso que conlleva una reproducción asistida es largo y penoso en la mayoría de los casos. Hace falta mucha estabilidad psicológica para sobrellevarlo, no creo que alguien caprichoso y voluble hubiera aguantando lo que, modestamente, yo, por ejemplo, he aguantado para poder ser mamá (y lo que aún es posible que me quede, que ojalá no, pero...). Eso ya es una cierta garantía, creo, te prometo que hace falta bastante madurez para llevar una FIV, bastante más que la que se requiere para, con perdón, echar un polvete "natural".

    No me voy a meter en el asunto de los vientres de alquiler, ni en el límite de edad para los tratamientos de R.A., yo tengo 37 años y, por suerte, un útero capaz de gestar. Estoy absolutamente de acuerdo en que un hijo no es un capricho, y he pensado mucho en ciertas cuestiones como hasta que punto se tiene un hijo por egoísmo o no. Y creo que mis motivaciones para tener un hijo no son en absoluto más egoístas que las de una mamá que pueda concebirlos con sus óvulos y mediante el método del polvo clásico. Lo único que me diferencia de cualquier mujer que quiera ser madre es que yo lo tengo más difícil, que mi proceso para engendrar un hijo es más largo y más doloroso.

    A quienes me hablan de adopción, les digo siempre lo mismo: yo encantada, pero no es cuestión de mi voluntad. No tengo el dinero que supone adoptar, ni quiero correr el riesgo que supone adoptar, ni veo por qué yo me tengo que plantear adoptar y otras personas no... ¿Porque yo tengo endometriosis? Pues no me parece razón. Y aún así, ya te digo, yo encantada de adoptar, pero no dentro de cinco años, después de 15.000 euros, cinco viajes a Rusia...

    Estoy bastante de acuerdo con lo que dices, pero temo que se demonicen las técnicas de R.A. y paguemos justos por pecadores, por decirlo a lo bruto. Todas las mamás y los papás que conozco que lo han sido por técnicas de R.A. me parecen personas generosas, tenaces, responsables, cariñosas... Lo demuestran durante el tratamiento, y me parece un punto de partida muy bueno, ya podrían partir de ahí todos los padres y madres.

    Un saludo, y gracias por el trabajo que compartes en tu blog.


    L.

    ResponderEliminar
  18. Hola María, acabo de reparar en tu blog a través del blog "mamá de una bruja" y he de decirte que me gusta y me quedo, a pesar de no estar de acuerdo con tu post.

    Apoyo 100% la fecundación in vitro y me parece uno de los mejores avances en medicina de los últimos tiempos. ¿Sabes cuánta felicidad ha traido esta técnica a millones de parejas? Es muy injusto que la naturaleza niegue a una pareja su derecho de ser padres (para mí sí es un derecho) y si el ser humano ha inventado una técnica que palíe esto yo lo aplaudo.

    Sin embargo estoy en contra de este técnica cuando se trata de engendrar hijos en úteros con cierta edad... No me parece ético.

    También apoyo la posibilidad de recurrir a un vientre de alquiler para ser madre biológica. ¿Por qué no? ¿Qué mal hace una madre que ansía serlo pero no puede de recurrir a esta técnica? (siempre y cuando la que ceda su vientre sea plenamente consciente de lo que hace). Tengo una malformaciónn uterina y durante muchos años viví creyendo que jamás podría tener hijos. Yo, que llevo queriendo ser madre desde que tengo uso de razón! Finalmente pude ser mamá pero si hubiera vivido en un país donde esta técnica hubiera estado permitida habría recurrido a ella sin dudarlo. Me habría ahorrado muchísimas lágrimas, depresión y sufrimiento.

    Mi humilde opinión ;-)

    ResponderEliminar
  19. Hola Silvia, un gusto tenerte por aquí. Muchas gracias por quedarte. Entiendo tu punto de vista, claro. Igual que el mío, es fruto de tu situación personal. Yo, como hija adoptada, también lo veo desde mi propia posición, por eso antepongo los derechos del bebé en camino al de los adultos a ser padres. Por eso para mí no todo vale. Cuando un bebé se separa de la madre que lo ha concebido y engendrado se produce una herida primal que es significativa y puede tener consecuencias a largo plazo. Te recomendaría leer el libro de Nancy Verrier sobre este tema. En el caso de la adopción, esta herida es innevitable y un mal "menor", pero engendrar una criatura para que la sufra no me parece ético.

    Se que la fecundación artificial ha traído mucha felicidad. Amigas mías muy queridas y madres maravillosas han traído sus hijos al mundo gracias a esta técnica. Pero creo que no todos sus usos son aceptables. Muchos sí, por supuesto, pero no todos.

    ResponderEliminar
  20. María me ha encantado este post, tienes una nueva seguidora. Estoy absolutamente de acuerdo en todo y me encanta cómo lo has expresado. Vivimos en una sociedad enloquecida que puede que nos pase factura algún día. También yo siempre he pensado que no existe tal derecho a ser padres, el menor debiera estar siempre por encima de todo. Saludos!

    ResponderEliminar
  21. A mi eso de conocer la identidad biológica no me acaba de convencer. Creo que una de las mejores garatías que existen tanto para donante como para receptor es precisamente el anonimato.
    Por otra parte mi hija de 10 años no sabe quien es su padre y tiene completamente asumido que nunca lo sabremos y no es algo que le importe mucho. Y en mi caso fué concebido naturalmente una noche de marcha con un desconocido. Mi norma era siempre para sexo esporádico ni nombres, ni direcciones, ni teléfono, nada. Sólo sexo. Y me quedé embarazada. Y no creo que mi hija tenga ningún problema por ello.

    Sí creo que existe el derecho a ser padres y no me creo todas esas teorías sobre heridas primales y esas cosas.

    ResponderEliminar
  22. Es la primera vez que leo este post y la verdad me encanto!!! mil gracias a la creadora de la misma. Nueva seguidora añadida a la lista. un gran beso.

    ResponderEliminar
  23. Es muy dificil ponerle rotulo a cada cosa, son temas muy delicados para tratar muchas parejas por diferentes motivos no podemos tener hijos como la naturaleza manda,y hay millones de circunstancias que impiden que podamos ser padres,entonces por que no recurrir a aquelllos métodos que hoy en día se realizan y nos pueden dar la oportunidad maravillosa de ser papas.Si me parece correcto en hacer "uso" por alguna manera llamarlo con cautela y con respeto y sobre todas las cosas estar concientes de lo que queremos, no tranformarlo en un capricho como algo que tengo que comprar `por que si no no estoy a la moda,ser mama o papa no es una moda ser padres para mi es tocar el cielo con las manos es el resultado de un amor con todo lo que eso significa,con tristezas, dolores,alegrías. Me parece que hoy debemos de aplaudir a cada descubrimiento que se hace para poder ser padres o para evitar o curar una enfermedad no podemos negarnos ni cegarnos a la tecnología, como dije antes con cautela claro, hoy mi pareja y yo no podemos ser padres naturalmente si existe la posibilidad de hacerlo FIV con esperma de el y ovulo mio es costoso si para nosotros lo es pero no voy a bajar los brazos,es cuestión de dinero, y yo tengo fe y esperanza que vamos a poder ser papas por que es el sueño mas preciado que tenemos.Y si nos preguntamos muchas por que a nosotros? y el DR nos dijo y por que a ustedes no? entonces comprendí que a cualquiera le puede pasar y no estamos libres de nada queda en nosotros luchar por lo que deseamos y asi será.saludos

    ResponderEliminar
  24. Hola,
    es un tema complicado sí. Estoy totalmente de acuerdo en que ser padre o madre no es un derecho. Es totalmente legítimo, humano y comprensible desear ser padre o madre pero ese deseo no te da derecho a serlo. Digamos que desear ser padre es una condición necesaria pero no suficiente para serlo realmente. Además se deben, o se deberían dar las condiciones adecuadas para criar a esa criatura en las mejores condiciones, materiales sí, pero sobre todo psicológicas y afectivas. Ahora tendríamos que ver por tanto cuáles son esas condiciones, ya que ante todo está el menor. ¿Tiene el menor derecho a tener padre y madre y por tanto los solteros/as no deben tener hijos? ¿Tiene derecho a que sus padres sean de distinto sexo y por tanto los homosexuales no deben tener hijos? ¿Tienen derecho a vivir con la misma persona que los ha engendrado y por tanto los vientres de alquiler deberían estar prohibido? ¿tienen derecho a crecer en una vivienda digna y por tanto que no tenga vivienda no debería tener un hijo? ¿Tienen derecho a vivir con unos padres que se quieran y por tanto los que buscan el hijo para unirse más deberían estarse quietos? ...y así podríamos seguir. Yo pienso que lo que ha pasado es que los adultos, que son los que deciden, los que legislan, los que investigan, han dado prioridad a la satisfacción del deseo de ser padres olvidando el interés del menor. Y esto se consigue porque hoy en día la sociedad, sobre todo la que se llama desarrollada, tiene una baja tolerancia a la frustración, a que no se cumplan sus deseos, derivada de las creencias o de los ideales de vida perfecta y feliz que nos inculca la educación religiosa, el cine, la publicidad, todo. Parece que si no te casas antes de los treinta y no tienes al menos un par de hijos no eres nadie y esa falsa creencia del ideal de felicidad nos tiene amordazados, sin libertad, para tomar otros caminos en la vida, para aceptarla como viene, y así tenemos hipotecada nuestra felicidad, siempre vinculada a lo que nos falta y que soñábamos que tendríamos. En mi caso, tengo 42 años, no he conseguido pareja estable, yo soñaba con crear mi propia familia, pero no ha sido así. Me planteé tener un hijo sola pero pensé que era muy egoista por mi parte privar deliberadamente de padre a un niño. Pensar que algún día me reprocharía el no tener padre, y querer él conocerlo y no poder hacerlo, pensar en ese posible dolor o frustración de mi hijo me daba pánico. Como buena madre pensé primero en el hijo, así es que sin serlo realmente se puede decir que soy madre de un hijo no nacido. Y sí, sufro por no ser madre, rodeada en mi trabajo por gente de mi edad con hijos, y sufro por lo injusto que es que abandonen a un niño, que lo maten incluso, o que alguien se queje constantemente de la carga que le supone tener un hijo, me dan las siete cosas y es que Dios le da hijos a quien no se los merece, es una gran injusticia sí, es muy injusto. Pero a pesar de esa rabia y ese sufrimiento sigo anteponiendo el derecho del menor y espero encontrar cuanto antes un sentido a mi vida ya que parece que tengo que dedicar toda mi energía a otras cosas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. He leído el post y los comentarios y, como es lógico, hay cosas con las que coincido y otras con las que no. Leer opiniones en contra de la FIV suele ponerme de mal humor cuando son opiniones no meditadas y hechas a la ligera (por fortuna no es el caso de esta entrada). Soy defensora de las técnicas de reproducción asistida y doy gracias a quién corresponda porque existan. Decías que no te pareció oportuno que le dieran el premio Nobel.... para mi, que gracias a él tengo a mi hija en brazos, no existen premios ni gratitud suficiente. Como en todo, no es la técnica lo "malo" sino el uso poco ético que en ocasiones se hace de ella. En mi caso, pasé por años de búsqueda de un embarazo de modo infructuoso, por dos abortos desgarradores, por numerosos tratamientos hasta que, al final, la FIV nos dio lo que tanto deseábamos. No es algo para tomar a la ligera, habrá quién lo haga, quién con 50 años decida recurrir a ella o quién pretenda elegir el sexo del bebe.... Desde mi punto de vista es poco ético, pero... ¿cómo puedo yo juzgar el deseo de nadie por ser madre? Se habla de capricho... para mi no era un capricho, era una necesidad vital. Lo era cuando lo intenté de modo natural y lo seguía siendo cuando no me quedó más alternativa que recurrir a la FIV. Cierto, era mi necesidad, no la del bebe... del mismo modo que habría sido mía y no suya si lo hubiera tenido al modo "tradicional" por tanto ¿por qué se cuestiona que para reunirnos necesitáramos ayuda?. Para mi se quedan las miles de lágrimas derramadas cada vez que me venía la regla, el dolor de oir decir al ginecólogo que el corazón de mi pequeño no latía, el pasar por un legrado y por un aborto espontáneo, los cientos de pinchazos y la fe en tratamientos fallidos. Pasar por una técnica de reproducción asistida no es un juego de niños. Quizás para algunos caprichosos lo sea, pero para muchos es un proceso largo y muy duro, al que se llega con una historia a la espalda nada agradable. Quise (y quiero) a mi hija desde antes incluso de ser concebida. Ojalá no hubiera tenido que pasar por todo esto, pero GRACIAS por haber podido pasar por ello con final feliz. El día que parí, que sujeté a mi hija mientras terminaba de salir y me la puse al pecho, sentí un auténtico éxtasis. Es una niña sana, feliz (se ríe muchísimo), que llena de luz mis días del mismo modo que yo espero llenar de luz los suyos. Somos una pareja en la treintena, media, que afrontamos la maternidad/paternidad de un modo consciente e informado... cuando miro a mi hija, no puedo entender que alguien pueda considerar que no debería estar aquí por haber sido concebida en un laboratorio.... y, sinceramente, me da igual. Lo único que me importa es hacerla feliz y llenarla de amor.

    ResponderEliminar
  26. Hola, interesante tema pero me queda una duda. Que diferencia hay entre el
    Vientre de alquiler y la que va a dar en adopcion a su hijo, si a la final del embarazo ambas se van a enfrentar a una separacion madre e hijo (a)?

    ResponderEliminar
  27. Para el bebé poca diferencia, desde luego. Pero si hablamos desde la ética, no es lo mismo ser engendrado, por lo que sea, y que las circunstancias obliguen a separarte de tu madre como mal menor, que ser engendrado voluntariamente PARA ser separado de tu madre. Es como cuando un bebé nace con problemas incompatibles con la vida y que se convierte en donante de órganos. Nadie duda de que es aceptable aceptar estos órganos de un bebé que ha muerto para salvar la vida de otros Pero sería enormemente diferente engendrar una criatura con la finalidad de que fuera donante de un órgano a costa de su vida o de su salud. Eso no sería aceptable. El ejemplo es muy fuerte, pero la base es la misma.

    ResponderEliminar
  28. Hola. Yo fui donante de óvulos y por aquél entonces no era consciente de todas las implicaciones que esta técnica conlleva. En ningún momento me planteé que lo que estaba haciendo pudiera estar mal pero con el paso de los años una va madurando y descubriendo que cosas que daba por hecho no eran más que cosas culturalmente aceptadas. Hoy por hoy no lo volvería a hacer porque es muy desconcertante pensar que soy la madre biológica de uno o varios niños a los que no he engendrado ni parido y cuyo padre es un desconocido. Nunca sabré qué ha sido de esa vida que he ayudado a traer al mundo y la pobre criatura nunca sabrá nada de su madre biológica en caso de querer hacerlo. Eso por no hablar de los embriones fecundados y luego desechados o congelados. La vida humana es valiosa y no deberíamos jugar así con ella.

    ResponderEliminar