domingo, 13 de mayo de 2012

DESEO MATERNAL



Los engendré dentro de mi cuerpo...................... pero eso no me hace su madre.

Los parí.............................................................. pero eso no me hace su madre.

Les di y les doy la leche de mis pechos................ pero tampoco eso me convierte en su madre.

Cada día les visto, les peino, les alimento, les llevo al cole, les traigo a casa, les escucho, les hablo, les consuelo, les guío, les divierto, les aburro, les compro mil cosas necesarias, les compro mil cosas innecesarias............ ni siquiera eso me convierte en su madre.

Pero desde el mismo momento en que los soñé, les deseo. Les deseo con una intensidad que me convierte y me transforma; me da alas y me ahoga; me convierte en una nube de algodón y me convierte en fiera.

Les deseé cuando sólo eran una idea, un futuro.

El deseo me inundó cuando eran una célula en una de mis trompas de falopio viajando hacia el nido del útero, cuando se transformaron en blástula, gástrula, mórula, embrión, feto, bebé..... y ahora niños en camino de hacerse hombres.

Les deseo cada segundo de mi vida y de la suya.

Y ese deseo, profundo, primitivo, inmenso, incontrolable, salvaje, que sólo yo siento por ellos; ese deseo único y universal que alimenta el amor infinito que nos une, que guía todos mis actos con ellos y que hace que les entregue mi alma, mi cuerpo, mi vida......................................


Ese deseo es lo que me convierte en su madre.









19 comentarios:

  1. Precioso! Como siempre, me emocionas, María. ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  2. Cuanto amor por dar y por sentir! Gracias

    ResponderEliminar
  3. Bueno, pues nada a empezar el lunes con el lagrimon !
    Si se puede seguir queriendo a alguien que ha muerto ¿por qué no se puede querer a alguien que aun no ha nacido? Pensaba yo aaaaaaantes, mucho antes de quedarme embarazada. Yo tambien le esperaba, le quería, le echaba de menos como nunca a nadie... cuando te enamoras de un hombre, nadie te echa en cara que estés 'obsesionada' con él, en cambio si a quien deseas locamente es a tu hijo, les pesa mas el locamente que el deseo, que además es una palabrita que se reserva para un único tipo de amor, como si no fuera la cosa mas sincera y mas intensa del mundo
    Definitivamente ni gestar ni parir nos convierten en madres, pero yo si creo y he defendido desde siempre que madre es la que está, la que cuida, la que quiere, la que protege, la que pone cada dia un ladrillo para construir una pared

    ResponderEliminar
  4. Gracias a las 4 por vuestros comentarios.

    Esther lo que yo quería expresar aquí es que incluso más que el día a día lo que te hace madre es ese deseo profundo de serlo, ese deseo del que nace el amor único que sientes por ellos. Cada día miles de niños son cuidados, educados y criados por gente que no son sus padres, por la sencilla razón que no se sienten sus padres. POr eso precisamente los niños institucionalizados no estén bien, por mucho cariño y profesionalidad que pongan sus cuidadores, que tal vez en la práctica y por su formación lo hagan mejor que la mayoría de madres y padres. Por eso yo también opino que las familias de acogida temporales no son suficientes. Lo de menos es si una mujer a parido no a un niño, pero es fundamental que lo haga SUYO, que lo haga su hijo, a través de ese deseo, para que el niño reciba lo que realmente necesita, mucho más allá de una buena educación o una comida sana...... no sé si consigo explicarme porque es muy difícil.

    ResponderEliminar
  5. Sí, María, te explicas. Yo lo que diría es queel niño necesita sentirse sentido, no sólo cuidado, alimentado, educado. Sentir que otra persona le siente, su ser, su esencia, lo que es, que siente sus sentimientos, su alma. Y eso sólo lo consigues como madre si es TUYO, TU HIJO, independientemente del vientre que le gestó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto Xiao!!!! Eso quería decir. Lo has bordado. :o))))))

      Eliminar
  6. Precioso escrito y real, tanto que lo comparto letra por letra.

    Es mas, a veces ocurre, que les deseas aunque ni tan siquiera vayan a existir...al menos es lo que yo siento, deseo a los que tengo y deseo que la vida me regale la mayor cantidad de días posibles a su lado...y tambien deseo al tercer bebé que siempre soñé que tendría y que ahora sé que no llegará nunca.


    Un abrazo:)

    ResponderEliminar
  7. Me encanta! Gracias por compartirlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Me siento muy afortunada por tener a mi lado a 3 hijos maravillosos que me colman de felicidad... Estoy sola con ellos, pero ellos son mi sol, mi fuerza, mi tirar adelante con más ganas!!!.... Ellos hacen que quiera ser mejor cada día... son mi vida! gracias por esas palabras tan llenas de sentimiento que comparto completamente. :-)

    ResponderEliminar
  9. Me encantooo gracias por escribirlo por dar palabras para el significado de ser Mamasss ... igual yo con mis tres hijos de 5, 4 y 3 tratando atravesar mi ser para ser lo que ellos necesitan y no lo yo necesito de ellos besos tribu gracias

    ResponderEliminar
  10. Las lagrimas son inevitables, mil gracias por escribirlas y representarnos!!

    ResponderEliminar
  11. Eso es..perfecto!!!

    ResponderEliminar
  12. Laura Sánchez16 may. 2012 13:23:00

    Mejor descrito imposible!!!! Gracias María me ha emocionado mucho!!

    ResponderEliminar
  13. ¡¡Ha sido precioso!! Gracias por escribir algo tan bello y tan cierto.

    ResponderEliminar
  14. Bello y compartido el deseo profundo del disfrute de la sexualidad maternal como la clave de esa entrega, no sacrificio.!

    ResponderEliminar
  15. Hermosísimo, me siento igual. Mi hija cambió mi vida aún antes de concebirla. Gracias.

    ResponderEliminar